miércoles, 14 de septiembre de 2016

Hedwigan Vission. Septiembre 2016

¡Buenas de nuevo Hedwinianos! Disculpad que haya estado ausente en la bitácora escrita y apenas esté publicando. Es un hecho que cada vez el formato visual va ganando más terreno y poco a poco voy adaptándome a esta circunstancia, publicando en los canales YouTube. No obstante como amante de las letras me niego a abandonar estos rincones, con lo que me seguiréis viendo de vez en cuando, lo prometo.
Y como no, no podía faltar la reflexión escrita. Tenía en mente utilizar otra frase, pero la semana pasada me pasó una situación que a parte de explotar en las redes sociales con un tocho, me hizo recordar esta gran frase de mi querido Steve Jobs... Y que por ello es la protagonista del mes:
Hedwigan Vission. Septiembre 2016: Mi trabajo no es caer bien a la gente. Mi trabajo es hacerles mejores. Steve Jobs
Es quizás la frase del momento y que define lo que está fallando ahora mismo en la sociedad. Nos han enseñado que debemos aparentar, que no podemos opinar diferente en público y que si lo hacemos nos exponemos a un escarmiento público. En este hecho también se incluye que hay que ser educado y servicial, con lo que la clave del éxito es utilizar el peloteo para caer bien e ir ascendiendo.

Esta praxis puede ser satisfactoria, pero las máscaras son complicadas de mantener... Y al final las puñaladas salen a la luz. Alguno puede opinar que habrán valido la pena si se llega a la meta a obtener (un mejor puesto, la pareja deseada...), pero como en cierto grado es mentir, para mi es algo no justificable y que rechazo profundamente.

Steve Jobs tenía muchos defectos, pero en esta faceta creo que tenía la razón y es quizás el hecho principal del éxito empresarial que ha tenido. Además que gracias a este pensamiento Apple es un titán de las tecnologías a día de hoy. Incluso a nivel personal esta filosofía puede ser incluso la mejor a aplicar, o a mi la experiencia me ha demostrado que estas personas son las que realmente son amigos.

He tenido una repetición indecible de la siguiente situación: persona que me cae bien en la primera impresión, persona que me la ha jugado y me ha hecho el mayor daño posible. Persona que me ha caído mal, han habido enfrentamientos fuertes y se podría decir que hemos sido archienemigas... El tiempo ha hecho que se forjara una gran amistad. Y creo firmemente que es lo que comenta en la frase de este mes Jobs: los primeros pertenecían al grupo de ponerse una máscara para conseguir un propósito (fardar en decir que tienen como amiga a Hedwig Kudo, que se creen que así contestaré seguro a su cuestión...). Mientras los segundos eran realmente ellos y por no estar el factor adulador, mi ego se sentía herido, cosa que iba sanando a medida que las circunstancias me han hecho conocer más a fondo esa persona.

Esta filosofía poco a poco he ido instaurándola y por ello actualmente me resbala tanto para positivo o negativo el como entre la gente. He aprendido a ver el fondo de las cuestiones sin las decoraciones (de haberlas) y como Jobs: cuando alguien se me acerca intento sacar lo mejor de ellos. Hay veces que se consigue y tengo anécdotas muy positivas, otras en cambio no y lo que hago es que se vaya con la información, pues se que el tiempo terminará haciendo que haga el cambio de chip y entonces, recuerden a la loca que les soltó una fresca con otros ojos. Vamos, que vean realmente que estaba hablando por su bien y no para humillarlos como creían.

Porque la sinceridad no goza de buena fama, pero a la larga es lo mejor y que hace que al menos en nuestras consciencia no haya culpabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario