miércoles, 8 de junio de 2016

Un Beatle por Madrid

¡Buenas Hedwinianos! Para los que me sigáis por las redes sociales ya sabréis que he estado de pingoneo y más concretamente por Madrid. Pero solo los más cercanos saben exactamente el motivo y por ello, pienso compartirlo con todo el que se anime a leer esta entrada.
Y es que en mi 29º cumpleaños, tuve un regalo muy especial: mi madre me regaló el ir a ver al gran Paul McCartney, el Beatle más prolífero y que a día de hoy sigue tocando al nivel de las grandes estrellas. Hacía unos catorce años que no pisaba España y en esta ocasión su gira One on One se ha dejado caer por ser el 40º aniversario del diario El País. Pero había una pega: su único concierto en nuestro país se iba a celebrar en el Vicente Calderón, un estadio situado en la capital.
Hed en Vicente Calderón
Para alguno hubiera sido un factor imposible y se hubiera frenado, pero para nosotras no y más teniendo la excusa de haber pasado mi cumpleaños hacía nada. Esto unido que al tener 74 años hace pensar que estamos delante de una de las últimas oportunidades de disfrutar de este gran artista, hizo que ni cortas ni perezosas, cogiéramos un avión y nos plantáramos el dos de junio en Madrid.
Llegada a Madrid
La espera se hizo corta ya que desde un principio pudimos escuchar alguna de las canciones de este gran músico, que las acompañaron con las pantallas laterales con ilustraciones y fotografías de toda su carrera.
Paul McCartney. One on One
Aún siendo británico, no hizo gala de la puntualidad que caracteriza a su país y se hizo de rogar un poco, pero valió la pena ya que empezó fuerte y dándolo todo. Como ocurrió con Queen y Adam Lambert, se esforzó en hablar en castellano, haciendo gala de un humor inglés que me encanta desde la primera ocasión que se dirigió al público, utilizando vocablos coloquiales como "tronco".
Paul McCartney. One on One
También demostró una humildad y que se dedica a la música porque la ama y la siente, digna de destacar y que hizo que fuera aún más mágico si cabe el encuentro.
Paul McCartney. One on One
Como se prometió en la publicidad previa, pudimos disfrutar de canciones de su etapa en los Beatles, en el grupo Wings o en solitario. Al ser un artista con una trayectoria tan longeva siempre se echa en falta algún tema, pero si hay que analizar el conjunto, creo que es una gira muy bien cuidada y que la selección ha sido correcta, ya que las tres etapas quedan muy bien representadas.
Paul McCartney. One on One
Es difícil destacar una en especial ya que todas tienen su encanto, pero por ser quizás la más espectacular me gustaría destacar Live and let die, que fue acompañada de llamaradas y fuegos artificiales.
Paul McCartney. One on One
Si revisáis la prensa, podréis observar que casi al final del concierto, dos fans protagonizaron un momento llamativo, ya que un muchacho se declaro a su novia, pidiéndole matrimonio. Por ello y mucho más, sin duda fue una noche mágica la que pudimos disfrutar en la capital, haciendo que sea inolvidable.
Paul McCartney. One on One
Aún así y finalizando la entrada, quiero recalcar que un comentario que se escucha mucho de que un concierto en Barcelona es único y tiene un toque diferente no es peloteo, si no que se cumple. O yo al menos pude ver una actitud diferente al público que asiste a un concierto a la capital respecto a la ciudad condal. Hecho que me hace recomendaros que si alguna vez podéis asistir a Barcelona, lo hagáis porque merece la pena acercarse a la ciudad condal.
Paul McCartney. One on One

No hay comentarios:

Publicar un comentario