miércoles, 7 de octubre de 2015

Ático sin ascensor, reflejo de la sociedad neoyorquina

Buen miércoles, Hedwinianos! Se me ha atrasado más de lo esperado esta reseña, ya que han ido saliendo temas más importantes que tratar. Pero ya ando al día, así que la entrada de hoy la dedicamos al cine y más concretamente a la película Ático sin ascensor.
Es un film extraño por mi parte ya que no podemos considerar que sea cine comercial, si no que por la distribuidora y el público que observé en la sala, podríamos hablar de independiente. Por tanto nos encontramos con una cinta muy madura, donde más que informar intenta concienciar e ir plasmando algunas cuestiones que el espectador se irá identificando o analizando en función de la franja de edad.

Uno de los aspectos que me encantaron es que aunque se desarrolla en el presente, se va intercalando con flashbacks al pasado, donde nos van dejando claro el pasado de los protagonistas y también por tanto al pasado de Brooklyn o la sociedad neoyorquina más genérico. En si es un repaso de los últimos cuarenta años, donde nos dejan bien claro que no hace tanto tiempo que algunos aspectos se vean normales y correctos, como podría ser que se casaran dos personas de diferentes razas. Esto unido a las voces en off del personaje que interpreta Morgan Freeman, la hacen a mis ojos que sea una cinta muy personal.

Tratan muchos temas diferentes y se hace difícil clasificarla, ya que podemos ver la psicosis que tiene la sociedad americana a los terroristas y como manipulan los medios, el tema animal también se ve reflejado y a mi que me encantan estos y ando relacionada y batallando con la figura del veterinario, lo he visto muy adecuado el enfoque, hasta el tema inmobiliario. Este es el punto más importante del film y el hilo conductor de todo lo que podemos disfrutar, sorprendiendo mucho como tienen el mercado de casas establecido y que debo confesar que me ha dado mucho rechazo.

Otro punto importante es ver como hemos pasado de tener sociedades donde los mayores eran valorados al haber experimentado más y tener por tanto más sabiduría, a considerarlos inútiles y que estorban, siendo mejor tenerlos en residencias. Creo que es el factor que más reivindica la película y que todos deberíamos de tomar nota.

En el aspecto del elenco, tiene nombres potentes. Uno ya lo he adelantado y es Morgan Freeman. Para mi es un gran actor que siempre da un toque de sensibilidad a las cintas, teniendo un carisma único. Aquí no se queda corto y considero que es uno de los grandes papeles que ha interpretado en su carrera. En el apartado femenino, tenemos a Diane Keaton que es otra actriz que me gusta mucho ver, y cerrando esta lista tenemos a Cynthia Nixon, conocida por aparecer en la serie de Sexo en New York (Sex and the City en inglés).

Todo esto unido a golpes de humor muy buenos, hacen que sea un film que recomiende con los ojos cerrados y que a todo espectador que le guste disfrutar de un film de pensar y de crítica, sea imprescindible.
Reseña de cine: Ático sin ascensor

No hay comentarios:

Publicar un comentario