lunes, 14 de septiembre de 2015

Hedwigan Vission. Capítulo 83

Buen lunes, Hedwinianos! Andamos ya en el ecuador de septiembre y eso significa... Que toca ya traer las secciones estrellas del proyecto. Os debo reconocer que me ha costado mucho decidir la reflexión de esta semana, pero finalmente tengo una candidata y por ello, habemus nuevo Hedwigan Vission.
Es una frase que me la propuso en su momento Elena, y aunque los dichos no tenía en mente incorporarlos en esta sección, si creo que se me ha ido repitiendo ya demasiadas veces y al menos en esta ocasión voy a realizar una excepción. Hoy filosofamos sobre:
Hedwigan Vission. Capítulo 83
Es de las frases populares más utilizadas y que hasta la fecha, estaba más en desacuerdo. Y es que parece una broma del destino, pero a lo largo de los años he visto que quien la hace, no la paga, mientras los inocentes que no tienen ninguna culpa... Esos son los perjudicados.

Puedo decir sin vacilar que durante un largo periodo, he sentido que la justicia no existía. Y digo que no existía porque si lo que teníamos era eso, al menos la definición que tenemos de ella era muy equivocada. Por suerte y por ello me he decidido a dedicarle este mes a esta frase pues: parece que las cosas van cambiando.

Ahora si que se va viendo más justicia. Internet ha traído elementos negativos, pero también tenemos puntos positivos, como es el dar voz a las problemáticas y que apoyándonos en la red, se puede hacer ruido y conseguir victorias.

Como ya he ido comentando en los últimos tiempos, si reconozco que he llegado a tocar hondo al ver ciertas movimientos/personajillos, que al ver como actuaban sin ninguna impunidad, ha hecho que sienta que no a todos los cerdos les llegaba su San Martín. Pero me equivocaba, pues aunque ha tardado más de lo que me hubiera gustado, se empieza a asomar y quedar claro que no van a quedar impunes.

Así que si andáis soportando alguna situación no justa, no os hundáis: esperad, porque el momento de pasar y pagar nuestras deudas, nos llega a todos. Quizás no es en el momento que esperamos o nos gustaría, ya que son hechos que a veces te gusta enterarte, pero llega y se hace justicia. Con lo que sed fuertes, seguid vuestro camino porque el tiempo pone todo en su sitio.

Es más, parece caprichoso ya que incluso ahora si te permite verlo aunque estés muy alejado. Hace unos días estaba pensando en mi etapa estudiantil, y más concretamente en un compañero que conocí en guardería y que pude ir sabiendo de él hasta bachiller, ya que estudió en mi mismo centro. Hasta primaria fue más directo por estar en la misma clase, pero en secundaria nos separaron y la distancia se hizo total.

Era un chico que amaba los libros, en especial el género de terror y que según los profesores, tenía un don para la escritura. También le gustaba el mundo del teatro y coincidimos en el coro de la escuela, con lo que en el artisteo lo tenía todo. Siempre fue el niño mimado de todo el profesorado y por ello disponía de la simpatía y apoyo, permitiéndole desarrollar estas facetas, cosa que por ejemplo yo no tuve la suerte y estuve en la sombra e ignoración.

En secundaria se celebra un concurso de escritura que una marca muy famosa de refrescos lleva a cabo y para mi es el eje de lo que os quiero transmitir. A mi ninguna de las dos opciones (hay varias categorías por lenguas, aquí para ser exactos se puede participar en catalán o castellano) me seleccionaron, pero en castellano a él si y recuerdo que llegó muy lejos, hasta la final si mi memoria no me falla.

Tenía una proyección que pensé que junto a Laura Gallego, estábamos delante de uno de los genios de la escritura de nuestro país. Como no estoy metida en la esfera profunda del mundo editorial  del misterio/terror siempre creí que no sabía de él por ello, hecho que aproveché el nacimiento de Bloggerizados para ver si coincidían nuestros caminos.

Pues bien, hace unos días el destino quiso que nos topáramos en el metro. Han pasado diez años, pero lo reconocí y fue un encuentro que me dejó en shock. Al verlo utilicé las redes sociales para saber más de él y es curioso como alguien con una proyección, esté frenado. Se ha vinculado a editoriales y colabora, pero lo cierto es que sabiendo su historia, creo que ver este resultado es cuanto menos impactante, ya que por ejemplo aún no ha publicado ninguna novela.

Más porque hace unos meses, me topé con otro compañero de la escuela en el metro también (no se que tiene, pero... ¡todos mis encuentros son en él!) con un perfil muy diferente: en la escuela estaba considerado como tonto e inútil. Incluso este compañero "escritor" muchas veces se burlaba, siendo del grupo que más menospreciaba a esta persona.

Tampoco ha conseguido fama o una posición alta, pero si que considero que entre los dos, el verdadero ganador es esta segunda persona. No le dieron la oportunidad y no le permitieron participar en ciertas actividades, pero el día que me reencontré iba con un grupo de amigos a tocar y divertirse en una fiesta. Tenía una sonrisa de oreja a oreja y se le veía muy feliz, cosa que con el prometedor escritor, no fue el caso e incluso puedo decir que se le veía agobiado.

Esta situación me ha hecho ver que al final si llega, así que a partir de ahora me voy a sentar y voy a observar, porque... Si le llega su San Martín a todos los cerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario