lunes, 10 de agosto de 2015

Hedwigan Vission. Capítulo 82

Buen inicio de semana, Hedwinianos! Espero que lo hayáis pasado muy bien y los que como yo andamos aguantando temperaturas bastante fuertes y agobiantes, se os haya hecho llevadero. Además como en alguna entrada he dejado caer, estoy atravesando un momento de desasosiego creativo que alguna sección de las habituales (entre las que se incluye la de hoy) han peligrado de decir que me tomaba un descanso. Pero como la Hora Agapornis no puede parar, hemos recogido fuerzas en encontrar algo que motivara un nuevo Hedwigan Vission... Y ha habido suerte.
No exagero en decir que me ha costado horrores encontrar alguna frase atractiva e incluso en si más que la frase, lo que me ha inspirado es la persona quien la dijo (o al menos, se le atribuye). Sin más preámbulos os dejos la imagen y.... Empezamos!
Hedwigan Vission. Capítulo 82
Podréis observar que el maquetado de la imagen es diferente. Llevo ya unos meses reenfocando el diseño/imagen de Hedowichi Rulomaki con motivo de que próximamente saldrá mi libro y tras ir realizando cosas para él, me puse también en adaptar los proyectos que tenemos en marcha para que casen con este. Mientras los canales os aviso que el cambio total lo empezaremos a realizar en septiembre, por aquí he sido flexible y vamos por etapas, a medida que el tiempo acompaña o mejor dicho: cuando me apetece estar en el ordenador trabajando.

Entrando ya en la frase que nos trae esta entrada, Walt Disney en el terreno de frases célebres siempre me ha gustado porque enfoca y analiza un mismo aspecto: el de los sueños. O más concretamente, el factor que más se repite es el de soñar, destacando y alabando esta cualidad a diferencia de otros, pues cuando alguien tiene desarrollado este aspecto, normalmente se intenta hundir alegando: "la realidad no es así".

Pero hoy al menos no quiero hablar de esta propiedad, así que aunque en cierto grado va relacionado, he prefiro escoger una frase que va por otros lados: qué es lo que verdaderamente quieres hacer con tu vida? Precisamente al matar al soñador y lo llevamos a la realidad, vamos moldeándolo y hacer vivir una vida que quizás (por no decir que segurísimo) no va a ser feliz ni nunca le va a llenar.

Steve Jobs en su discurso más célebre y que nos ganó a muchos, también analizaba este aspecto de irte preguntando con frecuencia, si lo que hacías te llenaba o no. Siendo un día pasable, pero si se repetía hasta tres veces seguidas... Algo va mal.

Los dos además son ejemplos de que un soñador no es algo negativo, si no que son portadores de innovación y cambios brutales para la humanidad... Demostrando que nuestro mundo no evoluciona con toques de realismo, si no que hay que ser alguien lo suficientemente loco y con seguridad para que observemos cambios.

Por como andamos actualmente frases donde se eleve la cualidad de soñador puede chocar o no verse factible (son esas típicas frases/discursos de: "muy bonito, pero ya me dirás tu como lo implemento en mi vida"), así que por ello me he decantado por esta pues es a mi modo de ver la llave. Y es que vamos tan estresados y viviendo tan deprisa, que muchas veces no paramos a recapacitar y ver si el camino que llevamos es correcto o no. Es curioso que en vez de ir realizando cambios progresivos, esperamos a tener una situación insostenible y que forzosamente nos obliga a cambiar si o si.

Así que si tu no te lo preguntas, lo voy a hacer yo: lo que hoy estás haciendo te llena y es lo que deseas ser mañana? Si la respuesta es si, sigue caminando, pero si no... Haz un alto, siéntate y analiza que cambiar. Pero sobre todo: no dejes de ser un soñador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario