lunes, 10 de agosto de 2015

Ant-Man, las segundas oportunidades existen

Buen lunes, Hedwinianos! El mes pasado decidí atrasar un día la reseña de cine, pero esta vez es un film que le tengo tantas ganas... Que no puedo atrasar más la crítica. Así que poneros bien cómodos, que empezamos el análisis de la última entrega de Marvel: Ant-Man.
Debo confesar que es un proyecto que en cuando fue anunciado y se empezó a saber de él, no me creó ninguna expectación. Incluso me atrevería a catalogar las sensaciones que tenía de rechazo. Y es que no entendía como podía encajar en el universo cinematográfico que estaba gestando esta compañía. Pero entonces llegaron los primeros trailers... Y cambié de opinión totalmente.

Un hecho que es importante que tengamos presente es que Marvel no piensa en sus super héroes de forma individual, si no que cuando decide llevar a uno a la gran pantalla, se hace conjuntamente. Es lo que los fans conocen como fase, y actualmente andamos en la segunda, camino de la tercera. Destaco este hecho porque Ant-Man es justo el final de esta segunda fase, con lo que todo el que quiera continuar sabiendo absolutamente todos los detalles de las futuras cintas de este estudio, debería de verla.

Con esto, es un film con muchas tramas que se entre cruzan. Con la que más similitud tiene y que a mis ojos hace obligatoria su visualización y si la tenemos fresca mucho mejor, es con Los Vengadores, la era de Últron. Convive paralelamente a la historia de ese film, de ahí que lo vea interesante. La otra importante a tener en mente o recordar que sucede es Capitán América, el soldado de invierno, pero más que para disfrutar de Ant-Man, es de cara a los mensajes que nos deja la cinta y que introduce a la tercera fase mencionada.

Ant-Man es un héroe raro y podríamos observar similitudes con varios, haciendo a mis ojos que tenga lo bueno o llamativo de otros. Tiene la bondad, lealtad y liderazgo de Capitán América, la cinta tiene el toque de humor y gamberro de Iron Man, y la incomprensión que muchas veces observamos en Spider-Man. Otro factor que hace que sea raro es que no estamos delante de la creación de un nuevo héroe, si no un relevo. En muchas historia es Hank Pym quién interpreta al hombre hormiga, pero esta vez él ya es mayor y decide darle la oportunidad de ser alguien importante a Scott Lang.

En este punto, tiene una de las críticas más fuerte y que más me gustaron del film: el hecho de la reinserción a la sociedad de los presos. Muestra la marca que les sigue y al tener un rechazo de la sociedad, como es casi imposible volver a entrar en el circuito legal. Siendo más sangrante el caso de Lang, que en si no es un criminal y se ve más injusta si cabe esa problemática. Es una prueba de que las segundas oportunidades pueden ser buenas e incluso en criminales más auténticos, si dan con buenas manos pueden hacer cosas positivas y no negativas.

Otro factor que podemos observar son las relaciones entre los personajes, siendo una de las cintas más personales que nos ha ofrecido este estudio. En esta faceta los que tienen más peso son la familia Pym, que tras años de mentiras y un doloroso pasado, muestran que el no hablar las cosas en el momento oportuno puede hacer mucho daño.

Después también me gustaría destacar a las otras protagonistas del film, que son las hormigas. Me ha encantado la imagen que han dado de ellas, mostrando que son seres vivos que sienten y que su fuerte es que trabajan en la unidad. Espero que al igual que ha ocurrido con otros animales, sirva para que la gente vaya viéndolas de otra manera y también aprendamos la parte positiva de su sociedad, que buena falta nos hace.

En el apartado del elenco, quizás es de los films con más nombres conocidos. En especial la familia Pym es de los que más renombre tiene, empezando con el patriarca Hank Pym, que lo interpreta el gran Michael Douglas. Creo que hace un gran trabajo, además que protagoniza uno de los efectos mejor hechos del film. Hope Van Dyne, la hija del Ant-Man original, es interpretada por Evangeline Lilly, que quizás no os suena su nombre, pero si os digo que es Tauriel del Hobbit ya cambia la cosa. Mientras Scott Lang lo interpreta Paul Rudd, actor que ha aparecido en numerosas películas y series de televisión.

Todo esto unido a unos efectos especiales brutales, hace que sea a mis ojos un film a tener muy en cuenta y que sea de mis cintas favoritas de este estudio. Por último como suelo hacer en todas las de Marvel: no os vayáis nada más terminar!! Que encima en esta ocasión hay dos trailers. Uno es referente a la saga Ant-Man, pero el otro nos adelanta lo que nos espera en la tercera fase. Así que hasta que no veáis que se apaga la pantalla... No os levantéis de los asientos.
reseña blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario