lunes, 27 de julio de 2015

Amy, la demostración que la fama no lo es todo

Buen lunes, Hedwinianos!!! Aunque esperaba poder llevar bien el ritmo de publicación y anuncio de las entradas, no fue el caso pues el internet en mi escapada por el sur de Francia en ese aspecto fue caótico. Pero ya andamos por aquí y con el tiempo suficiente! Así que retomamos las reseñas de cine con: Amy, la chica detrás del nombre.
Es un material diferente al que suelo traeros en esta sección, ya que aunque lo podamos disfrutar en la gran pantalla y se ha paseado por muchos festivales de cine, en verdad su género es el de documental. En casa aunque no hemos sido fans de ella, nos marcó lo suficiente para darle una oportunidad. Además fue curioso porque aunque no lo hicimos a posta, vimos la cinta el día de su fallecimiento: 24 de julio.

El título deja muy claro lo que se quiere reflejar, y es que mientras la artista la conocemos perfectamente, la persona que había detrás de ese talento no tanto... O quizás si. Sorprende ver mucho que sus canciones son un fiel reflejo de su realidad, transmitía y sanaba todos los golpes que le daba la vida con su música, siendo la única parte que de verdad le llenaba.

Otro aspecto que llama la atención es que se le grabó muchísimo en cintas privadas, empezando con su primer mánager cuando la recoge y van narrando los primeros conciertos, los primeros momentos de vivir sola y empezar con la música en serio... Es un hecho que me chocó pues yo que soy muy recelosa de mi intimidad y viendo que ella también tenía ese punto, sorprende de que permitiera.

El otro foco de denuncia es de cara a la prensa, ya que se puede observar el gran acoso que recibió de ese sector y que deja la puerta abierta a que hubiera pasado si se le hubiera dejado más libertad. También saqué la reflexión de que muchas veces en España nos quejamos de la prensa rosa nuestra, pero observando el Reino Unido, las hay mucho peores.

Y por último se analiza la familia de Amy. Es a grandes rasgos, pero sorprende que lo poco que se manifiesta queda bien claro que son un foco que falló y que hizo que Amy de sus problemas no se arreglara. En especial el que se lleva la peor parte es el padre, donde termina viendo exclusivamente el negocio más que a una hija.

El documental no esconde nada malo y nos hace partícipes de los demonios que le acompañaban, teniendo escenas muy duras por tanto. Como indica el título y conociéndola un poco ya sabemos lo que esperar, pero si es cierto que sorprende y quizás más a mi persona ya que el primero que vi de este estilo es This Is It de Michael Jackson, una cinta que se centra más en la bondad y el trabajo como artista que el enseñar las penúrias (que las tuvo también este músico).

Espero que sirva para que la sociedad tome conciencia de las deficiencias y no repetir errores como los que se hicieron con Amy, hecho que nos cuesta muy caro pues hemos perdido demasiado pronto una de las grandes de la música contemporánea.
Cartel Amy, la chica detrás del nombre

No hay comentarios:

Publicar un comentario