lunes, 11 de mayo de 2015

Hedwigan Vission. Capítulo 79

No os engaña vuestra vista, Hedwinianos!!! Después de un año de vacaciones... Vuelvo con las secciones fijas!! El trabajo que me ha tenido paralizada no lo tengo acabado y la vuelta no es como yo esperaba, pero aprovecho que la parte gorda ya está hecha para volver a ir publicando. Aviso para los que no visteis el Comunicado Hedwiniano que no va a ser semanal como antiguamente, si no que he decidido volver en el formato mensual. La semana del día quince de cada mes, será cuando publiquemos una nueva reflexión.
Y sin más preámbulos, os dejo con la frase que he decidido volver:
Hedwigan Vission Capítulo 79
Esta vez no pongo autor si no que es una sugerencia, ya que tras un Hedwigan Vission especial, mi amiga Sorasaku me hizo llegar una frase. Tenía pensado guardarla para algún número mágico como por ejemplo la publicación número 100, pero creo que la vuelta también es una gran noticia y que era una muy buena ocasión. Os dejo el tweet del cual procede:
Hedwigan Vission. Cita Sorasaku
El tema es interesante, ya que abre la puerta a una cuestión que siempre me ha chirriado: qué es la timidez? Es un defecto, una virtud? Reconozco que es un estigma que durante muchos años he llevado y que aún la etiqueta la llevo colgando para muchos.

Creo que el quid de la cuestión lo marca muy bien la frase, ya que en si la timidez es un efecto de la inseguridad de meter la pata o de tener una reacción no deseada. Desde muy pequeña siempre he creído en la perfección, todo tiene su lugar y cuando imagino algo (un escrito, una imagen, una foto...) quiero plasmarlo tal como lo veo, o en el caso de conseguir o asistir algún sitio, quiero que vaya a la perfección.

Este hecho me ha convertido en una persona calculadora, analista y muy pasiva, pues antes de dar un paso he realizado muchos procesos y si no lo veo claro, prefiero esperar y seguir en la retaguardia. Actualmente no me considero tímida hablando de las relaciones personales, antes si había un punto pero no tal o mejor dicho, yo no me veía el problema. Y es que a veces no es timidez, si no exclusión.

Y es que de pequeña quizás hubiera sido más sociable con las personas correctas y no hubiera tenido el estigma de "niña tímida" con mejores compañeros. Este es el punto que más me chirria y que la etiqueta de timidez me produce tanto repelús, pues creo que muchos profesionales equivocan conceptos o mejor dicho, enfocan mal el foco del problema.

Tengo muy claro que no es un handicap negativo o a erradicar, pues muchas de las personas tímidas que he conocido han demostrado ser grandes personas y fieles en la amistad. Creo que es un efecto de sensibilidad y de mucho respeto, y que muy posiblemente para que el mundo fuera mejor, deberíamos de entender la timidez y algunos de sus aspectos aplicarlos a nivel general.

Aunque cerrando con la frase, creo que la timidez entendida de ese punto si debería de cambiarse, ya que lo importante no es agradar al resto, si no que debemos sentirnos agusto con nosotros mismos y no tener miedo a defraudar. Si lo hacemos, en si no somos nosotros quien fracasamos, si no la persona receptora, pues indica de que había supuesto ciertos puntos que la realidad no es como tal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario