lunes, 27 de abril de 2015

El último lobo, aullidos de indignación

Buen lunes, Hedwinianos! Ya se va acabando abril, un mes que si puedo decir que anda siendo muy positivo, aunque también hemos tenido mucha actividad y ha tenido un ritmo frenético. Pero a pesar de ello, creo haber sido regular y haber conseguido un buen registro por el blog. Y para no romperlo, hoy vengo con la reseña de la película: El último lobo.
Este film no sabía de su existencia, pero nada más ver un autobús con su anuncio, me impactó. Y es que aunque sencillo, creo que han sabido muy bien como llamar la atención del público, ya que esos paisajes increíbles y ese lobo majestuoso coronando el pico, es imposible dejar pasar.

Luego fui observando más detalladamente y supe que el director es Jean-Jacques Annaud, uno de los grandes cineastas que aún podemos disfrutar. Bajo sus espaldas hay grandes títulos como En el nombre de la rosa, Siete años en el Tibet y otros films dedicados a los animales, como puede ser El Oso o Dos Hermanos. Este punto es el que más se ha difundido y puede animar a darle una oportunidad a la gran mayoría, ya que es sinónimo de grandes producciones y en cuando toca trabajar con animales, ya ha demostrado que sabe hacerlo perfectamente.

En este punto también podría entrar el tema de la ética y el trato a los animales, punto que siempre la gran pantalla suele fracasar y levantar ampollas, pero hoy no voy a ponerme el traje de aguafiestas y vamos a evaluar el film solo como pieza artística.

Y es que como comento, se nota que sabe como trabajar y consigue que las dos horas y media que dura, pasen volando. Muestra la crudeza que el ser humano tenemos con la naturaleza y mientras que si respetamos y conseguimos un equilibrio todos tenemos un lugar y una convivencia estable, los abusos llegan a la no convivencia y crear verdaderos conflictos.

Nos muestra como pensaban y sentía el pueblo nómada mongol, que tras el inicio del estallido chino, sigue intentando conservar su forma de ser. La película empieza con la llegada de dos estudiantes de Pekín, que durante dos años deberán enseñar y educar a los niños de ese grupo. Pero que en su estancia, irán imprimiéndose en esta cultura, uno de ellos más hasta el punto de quedar fascinado por los lobos de esa región.

Sin escenas macabras, deja muy clara la crueldad que se vivió con los lobos de la estepa, aunque en todos los procesos donde interviene el hombre, podríamos extrapolarlo perfectamente, siendo por tanto un film para hacernos pensar en el error que vamos cometiendo al ir desconectándonos de la naturaleza. Sin ir más lejos, hace unas semanas vi el nuevo revuelo con el lobo ibérico y no he podido evitar ver la conexión, ya que creo que tenemos exactamente el mismo problema y que si no cambiamos, el resultado va a ser como el mongol.

El film se basa en la novela Totem Lobo de Lû Jiamin (en occidente, lo conocemos como Jiang Rong), que aunque con algo de ficción, es cierto que vivió esa problemática y finalmente el amor y tristeza por la situación que vivió el lobo en la estepa mongola, le animó ha escribir este libro. Es importante tener este detalle ya que es una producción franco-china, hecho que sorprende y choca al principio de los créditos.

Considero que todos los factores están muy bien escogidos y presentados, haciendo que El último lobo sea un gran film homenaje para este animal tan majestuoso pero que anda amenazado ante nuestros temores. Por todo ello, para mi es digna de ver y una indispensable.
El último lobo

No hay comentarios:

Publicar un comentario