lunes, 9 de marzo de 2015

Kingsman, Arturo y Merlin en la actualidad

Buen lunes, hedwinianos! Aún andamos poniéndonos al día de las actividades que la semana pasada tuve y que precisamente al haber tanto material se hace difícil el escoger cual os ofrezco antes. No obstante, me apetecía traeros la película de la semana, con lo que voy analizaros el film: Kingsman. Servicio secreto.
Para empezar es importante tener bien presente de donde procede para que la película no nos sorprenda a nivel negativo: procede de un cómic titulado The secret service, creado en 2012 por Mark Millar y Dave Gibbons. No es fiel hablando de trama ni personajes, si no que son pequeños detalles los que mantiene del original, pero igualmente la procedencia es importante ya que los efectos de las luchas y acción son muy irreales, ya que se intenta transmitir el que se sigue dentro del cómic.

La historia nos presenta a una organización secreta de espías británica que su estructura es similar a la que tuvo el rey Arturo con sus caballeros, siendo sus alías relacionados con esa leyenda y habiendo incluso un Merlin. Este hecho hace que a los amantes de esa historia nos atraiga y veamos que están muy cuidados todos los detalles, con lo que anima a estar muy pendiente en todo momento.

Pero además, mezcla este hecho con las grandes figuras del cine de espías británicos, como puede ser James Bond. Y es que no nos encontramos con hombres vulgares, si no que su sello es tener una presencia de caballero inglés o como más se conoce: ser verdaderos gentleman. Este punto hace que enlace con el gran argumento de la película, que es si puestos de este estilo no pueden optar gente fuera de la aristocrácia o estatus altos. Este factor lo explotará el gran protagonista de la obra: Eggsy, un joven que no lleva una vida ejemplar y que por una deuda con su padre, Harry Deane (Galahad dentro de Kingsman) le ofrecerá realizar las pruebas y demostrar que es un agente capacitado.

La tercera parte es el villano del film, que le da vida el actor Samuel L. Jackson, donde da una visión muy actual y fácilmente aplicable, con lo que nos da un punto de reflexión muy fuerte. Además de él, el film tiene la presencia de Michael Caine y el gran Colin Firth. Este último da vida a Galahad, siendo un peso importante de la trama y que anima a bastantes (entre ellos una servidora, ya que me encantó en El Discurso del Rey) a darle una oportunidad de visionado a la cinta.

Todo esto unido a que tiene un humor muy ácido y bestia, hace que el resultado final de la cinta sea curioso y raro, además de abarcar tanto que ya sea por un punto u otro, el grado de espectadores posibles es muy ámplio. Por mi parte solo puedo deciros que si os gustan los films con efectos de cómic, espías, una buena dosis de humor y observar a grandes figuras como las que os he mencionado, merece mucho la pena ver.
Kingsman. Servicio secreto

No hay comentarios:

Publicar un comentario