domingo, 21 de diciembre de 2014

El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos

Parece mentira, pero ya ha pasado un año y al fin tenemos la resolución de la saga El Hobbit! La espera se me ha pasado de una forma rara, ya que La desolación de Smaug no puedo considerarla como una película que ma agradase y el que hayan dejado tanto tiempo entre films, hizo que empezara a despertarse un sentimiento de pasotismo peligroso. No obstante por mis acompañantes habituales de cine no cuajó y por ello esta tarde os analizo: El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos.
Si tuviera que definir esta película con una sola palabra, sin lugar a dudas seria: acción. Mientras en las otras entregas nos han situado en la trama o hemos visto que se centraba más en lo que sentían y pensaba cada personaje, en esta entrega queda en un segundo plano y recuperamos el espíritu del Señor de los Anillos que a muchos les encanta: batallas impresionantes y que no dejan descansar. Es tal la acción que sucede, que la primera escena ya nos encontramos con un conflicto.

Esta ha sido la solución que finalmente Peter Jackson ha encontrado para huir de la falta de argumento, pues a estas alturas ya teníamos el 80% de la historia del libro contada al no haber dilatado los periodos de tiempo o no habiendo aprovechado los flashbacks constantes que contiene la obra literaria, hizo que nos plantáramos en el primer film con casi toda la aventura transcurrida.

Es por ello y viendo el parcheado de la segunda entrega que tenía asumido que iba a ser una saga decepcionante, donde solo cubría el lado comercial de recaudación pero que a los aficionados no quedaría como una digna conexión del Señor de los Anillos. Pero me equivocaba.

Es precisamente esta faceta la que hace que se salve e incluso haga que tenga sentido, pues en esta entrega se respira mucho del espíritu de la otra trilogía y se van apuntando detalles que aclaran rencillas o conexiones entre personajes. El final en especial queda conectado a la perfección con La comunidad del Anillo.

Unido a que los efectos visuales son alucinantes como siempre y que sigue manteniendo esos toques de humor que descoloca al espectador, hace que sea de mi agrado y que haya terminado poniendo en un lugar privilegiado de mi estante esta saga.
El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario