jueves, 27 de noviembre de 2014

Interstellar, viaje a un futuro posible

Continuamos con la temática cinéfila, y es que esta semana anda dando mucho de si con la cartelera que tenemos en la actualidad. Hoy os traigo un film que anda levantando pasiones y odios, no dejando por tanto indiferente a nadie. Analizamos Interstellar.
Es el último trabajo como director de Christopher Nolan, que con un elenco de lujo o al menos repleto de caras muy conocidas, invita a ver. No obstante reconozco que su actor principal (Matthew McConaughley) no disfruta de mi simpatía y por haber hecho en numerosas ocasiones papeles muy tontos, me hice prometer que en la medida de lo posible evitaría el ver un film en que apareciera él. Es por ello que al verlo como actor principal para más inri, Interstellar estaba tachada de las candidatas. Perooo todo el mundo conociendo mis gustos me decía que estaba muy bien, que le diera una oportunidad... Y a pesar de este detalle, decidí dejar los prejuicios fuera y lanzarme a por ella.

El argumento nos habla de una situación crítica en la Tierra, donde se ha vuelto un planeta no habitable y la especie humana si no quiere desaparecer, se va a ver forzada a abadonarlo. Pero claro, la pregunta del millón es: dónde? Ahí entra en juego el papel de Cooper, el personaje que interpreta McConaughley y será uno de los pilares de la película.

Pero además encontramos una crítica a la ciencia: tanto lo que ocurre si se demoniza y la apartamos de nuestra vida, renegando de nuestra historia incluso, como de llevarse mal y no pensar con sentimientos ni como persona humana. Esas dos facetas ya son conocidas por la humanidad pues se han repetido en múltiples casos (sólo hay que ver la historia El Médico para la negación de la ciencia, y las atrocidades que se hicieron en el nombre de la ciencia en las Guerras Mundiales), pero recordarlo nunca esta de más.

Pero además del lado científico y de explicar las teorías de Kip Thorne sobre los agujeros negros (físico que ha colaborado para que la cinta sea lo más real posible al enseñar al espectador las maravillas del universo), Interstellar nos ofrece un lado espiritual o de sentimientos. Vemos la naturaleza del ser humano tal cual, con sus miedos, sus dudas, sus juicios y como a veces no somos conscientes de lo que sacrificamos. La relación entre Cooper y su hija Murph (guiño a la Ley de Murphy que estará constante en toda la cinta) será en especial uno de los puntos donde mejor se podrá ver esta faceta.

Es una película que no derrocha en darle tiempo y dura casi tres horas, hecho que puede hacer que para algunos sea una película pesada y muy lenta. A mi como todos los temas me agradaban hay que decir que se me pasó muy rápida e incluso lamenté que terminara, pues aún si se le hubiera dado unos minutos más, habría sido más redondo.

Por ello, os animaría a que la vierais si os gusta el género y os gustan las películas de poca acción, ya que es de darle mucho al coco y lo que nos transmita emocionalmente.
Reseño cine

No hay comentarios:

Publicar un comentario