miércoles, 1 de octubre de 2014

Hablemos de... Miedo a las nuevas generaciones

Como comenté la semana pasada, había otro tema que quería tratar en un Hablemos De. Es una cuestión que llevo mucho tiempo dándole vueltas, pero que en septiembre se me ha repetido excesivamente y por ello, me he terminado de lanzar a dar mi opinión o dejar plasmado este problema: el miedo que rodea al ser humano a lo nuevo y en especial, a las nuevas generaciones.
Aclaro que con nuevas generaciones no me refiero obligatoriamente a jóvenes, si no que entra también cualquier persona que de un sector cerrado, quiera entrar para poner aire fresco y nuevos enfoques. Y es que puede parecer que solo ciertos gremios o aficiones tienen este muro, pero una servidora que se mueve por muchos ámbitos, puedo deciros sin que me tiemble la voz que aún no conozco a nadie que no haya tenido problemas, con lo que es un asunto más profundo y que va en como somos los seres humanos, respondiendo a nuestros varios miedos.

Por un lado a lo nuevo. No nos gustan nada los cambios y cualquier avance que pueda venir y nos trastoque nuestros esquemas, es malo de por si, sin ni siquiera analizar a fondo la situación. O también alguno puede estar pensando en la comodidad, que si un asunto me ha servido y ha ido bien de una manera: para que plantearse un cambio?

Y por el otro extremo, a dejar de ser alguien y que nos superen. Hay verdadero pavor de que venga uno nuevo que nos haga sombra, que nos quite todo lo cosechado hasta el momento. Este último hecho es el que más se me ha manifestado y más me ha entristecido, ya que pensaba que movimientos como los de blogs y vlogs su espíritu era romperlas, e incluso estos sectores están muy manchados y andan desviándose. También es cierto que hay nuclios sin corromper y que espero que aguanten y vayan animando, pero tampoco podemos negar que el % es mayor en el egoismo.

También este espíritu creo que es el causante de que andemos fracasando con los jóvenes tengan que exiliarse, buscándose las castañas en otros lugares y la crisis laboral sea tan elevada, pues hemos perdido la figura del aprendiz. Confiar e ir guiando a una persona, animarla en ir creciendo e incluso cuando llega a nuestra altura animarle a seguir su vuelo y en la medida, ir colaborando. Nos vemos rivales cuando en verdad si aprendiéramos a complementarnos, los resultados sería mucho mejor.

Este hecho por ejemplo es lo que veo que una compañía como Apple ha integrado muy bien: toda la compañía esta unida, se complementan y no luchan entre ellos, pues el resultado y éxito final, es el de todos y no de una única sección. Ese es el espíritu que creo que nos haría ganar a todos si lo aplicáramos: no compitamos ni nos veamos como rivales a hundir, si no que miremos que podemos hacer entre todos y ver el resultado final.

En la actualidad no tengo el nivel adquisitivo para poder realizar ciertas iniciativas de este estilo, pero siempre en mi cabeza más que competir, siempre intento encontrar que elementos cada uno es bueno e irlos encajando para realizar algo grande. Incluso algunos pasos reconozco que me gustaría hacerlos como agradecimiento a mis mentores, que vean lo que valoro su guía y conocimientos. Pero no se ve, y me he convertido en una rival más a la cual hundir y envidiar.

Por ello, no se me facilita el paso y se intenta obstaculizar lo posible, además de las manos tendidas no ser valoradas o algunas se desprecian. Lamento el hecho no sabéis cuanto, pero hemos llegado a un punto del camino que al igual que muchos, he decidido que si lo establecido no hay facilidades, crearemos nuestro camino propio y aunque con dolor, a esas personas las dejaremos pasar y simplemente guardaremos el cariño y agradecimiento en el apartado de nuestros recuerdos. Puesto que las nuevas generaciones seguimos aquí pese a quien le pese y tenemos cosas que decir y realizar.

Versión en vídeo

No hay comentarios:

Publicar un comentario