miércoles, 8 de octubre de 2014

Hablemos de... Excalibur

Ayer por la tarde me enteré del caso y a parte de contribuir y difundir por las redes sociales, pensé en si valdría la pena una entrada de opinión o no... Y tras meditarlo con la almohada, he decidido liberar a mi Kyubi interior (o mi Ego para cultural occidentales) y despacharme a gusto con el caso Excalibur.
Algunos esta palabra puede que os recuerde a Arturo y a su leyenda, pero desde ayer Excalibur es sinónimo de injusticia y de como gestionar un momento de crisis de la peor manera. Excalibur es el nombre del can de la enfermera que ha sido contagiada por el virus del ébola, y que sin comprobar ni darle una oportunidad, la Comunidad de Madrid ha decidido sacrificarlo para evitar un riesgo a la salud.

Todo el sector animalista se ha volcado en el caso tras denunciarlo el marido de la paciente, que también aislado para controlar si esta infectado o no, ve impotente como no puede hacer nada por su perro. Algunos veran la medida de Sanidad correcta, pero yo no. Como manifesté en la carta que le dediqué a Pepa este año, ando harta de ver la hipocresía que nos rodea y como la igualdad nuestra sociedad no la cumple. Si todos somos iguales: por qué hay animales de primera categoria y de segunda?

Las personas bien que pueden estar aisladas y darles una oportunidad de demostrar que tienen el virus o no, e incluso en el caso de contraerlo, se les da la oportunidad de luchar. Al resto de animales aún sin saberse si pueden ser portadores o no (los estudios son escasos y son más hipotesis que otra cosa), jeringazo al canto y nos olvidamos del problema. Definitivamente la eutanasia animal tal como anda planteada, es cruel y es un asesinato en toda regla.

Las informaciones son muy confusas, pero si es cierto que las autoridades andan preparándose para llevarse a Excalibur para su destino y espero de corazón que a última hora las firmas y movilizaciones sirvan, pero es indigno que nuevamente pague el pato la parte que menos culpa tiene (ni fue a África como los misioneros, ni atendió a estos misioneros, su delito es ser simplemente un perro y no una persona). Me alegra ver que la sociedad de a pie si tiene una conciencia más elevada, pero lamento nuevamente que los gobernantes que tenemos, sea tan insensibles. Así nos va por desgracia.

Excalibur, no pasaras al olvido y si termina el episodio como parece por el momento que avanza, ten claro que voy a ser una voz activa de tu historia y como un ser tan puro de corazón (con ese nombre, solo puede ser así), fue injustamente tratado.

En vídeo

No hay comentarios:

Publicar un comentario