miércoles, 29 de octubre de 2014

Drácula, una nueva perspectiva

Un día más, continuamos con el ciclo de cine. Para los hedwinianos que seáis amantes de las vídeo reseñas quiero pediros disculpas, ya que como imaginé estos días ando sin apenas tiempo y no llego a todo. Las estoy grabando al día para transmitir las vivencias que tengo nada más ver el film, y espero que en los pocos ratos que tengo libres, el maquetar y poderlas subir para que las disfrutéis cuanto antes. Pero me dejo de rollos y os anuncio la propuesta de hoy: Drácula, la leyenda jamás contada.
A diferencia de las Tortugas Ninja, esta película si me atrajo muchísimo desde el primer momento y todo lo que veía me lo iba confirmando: me encantaba el póster, los trailers que he visto por televisión y la sinopsis ofrecida por la distribuidora. Pero había un handicap muy negativo: odio las películas gore donde se vea mucha sangre y escenas desagradables. Es por ello que hasta la fecha pocas películas de vampíros me he atrevido a ver o he disfrutado.

Así que fue una lucha de si darle una oportunidad o por contra, mejor evitarla. Al final como habréis deducido si me he animado, pero he tenido muchísimo miedo de que mi elección fuera incorrecta, así que los primeros minutos que asientan un film los he pasado con mucho miedo. Pero pronto me he relajado y he estado contenta de haber escogido correctamente.

Como ocurre con Maléfica, nos encontramos con un Drácula muy distinto y muy humano. Siempre nos han presentado el monstruo literario que creó Bram Stoker, pero esta vez el centro de atención es Vlad el Empalador, el personaje histórico el cual se basó el autor para su novela. O mejor dicho, vemos como nace Drácula y bajo que premisas, pues la historia se puede explicar de muchas maneras y depende de como, el villano puede ser un héroe.

Las escenas están rodadas con muy buen gusto, tanto valorando los efectos especiales que están muy bien llevados, como la elección de planos para dar más intensidad en las batallas contra los turcos. La música acompaña y da un clímax de misterio cuando toca, haciendo que tengas curiosidad y en algunos momentos, sobresaltos.

Todo esto unido a un guión muy bien llevado y una gran caracterización de Luke Evans mostrando los sentimientos y el deber de un hombre que ansía hacer lo correcto y proteger a los suyos, hacen que además sea una película muy profunda y con muchos mensajes para analizar. Por ello, a mis ojos es una película muy completa y que al huir del espíritu gore, es apta para todo el que disfrute del estilo que creó Peter Jackson en El Señor de los Anillos.
Tortugas Ninja

No hay comentarios:

Publicar un comentario