miércoles, 9 de julio de 2014

Yo, Frankenstein. En busca del hogar verdadero

Buenas Hedwinianos! Hacía ya unas semanitas que no iba al cine y la verdad que empezaba a tener cierto mono, pero lo cierto es que miro la cartelera y apenas encontraba incentivos, ninguna me llamaba la atención lo suficiente. En uno de los repasos a la cartelera vi que al fin una película que llevan hablándome mucho se estrenaba y decidí darle una oportunidad, y por ello hoy analizamos: Yo, Frankenstein.
Nuevamente es una adaptación de una novela gráfica, en esta ocasión el autor es Kevin Grevioux, conocido creativo que también anda detrás de la saga Underworld. Destaco este punto porque esta película su talón de Aquiles es precisamente el haber intentado emular los elementos de Underworld con el monstruo de Frankenstein, haciendo que los seguidores de la saga hayan quedado decepcionados.

Y es que si analizamos la trama, veremos muchas similitudes entre las dos películas: el bien enfrentado al mal, una lucha milenaria que se realiza en la clandestinidad y en el desconocimiento de los humanos, y unos efectos especiales y fotografía intentando emular a las viñetas del cómic. Como Underworld si triunfó con esta premisa, se ha intentado emular lo más posible a esta saga, siendo lo que debería de ser el éxito de Yo, Frankenstein su verdadero fracaso.

Porque por este hecho, nos encontramos con una película muy lenta, que las creaciones 3D no agradan al personal (tanto con quien fui como las críticas del mundo del cómic, no les ha agradado los resultados) y que a fin de dar mucha acción y peleas, deja de lado aspectos importantes, dejando despistado al espectador.

Para que se entienda, lo que cautiva de esta película es el enfoque humano que se realiza de Adam, nombre que la jefa de las gárgolas (los seres que representan el bien en la película) le otorga a la creación del doctor Frankenstein. Demuestra el malestar por no ser bienvenido por nadie, el no encajar y ser visto por todos los bandos como una amenaza. Esa faceta de ser trastornado y con múltiples dudas, no se explota como se debería, dejando como comento muchos interrogantes al final de la película, como por ejemplo el motivo real y los conflictos que tuvo con su creador. Sin duda si se hubiera enfocado el film por ahí y se hubiera sacrificado algo de acción, muy posiblemente la sensación que ha dejado a crítica y espectadores hubiera sido muy diferente.

A pesar de todo esto, personalmente no me veo capacitada de catalogarla como película nefasta. Tiene sus puntos interesantes y lo poco que se transmite de las emociones de Adam por un lado, y por el otro una crítica de la moralidad de la ciencia para según que aspectos, han hecho que si haya salido con un buen sabor de boca. No obstante, dejo en constancia que si puede ser pesada, aburrida y decepcionar, con lo que no es una película que recomienda a cualquiera.
reseña cine. julio 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario