viernes, 18 de julio de 2014

Una promesa cumplida

Ayer analicé el último pedido para los emplumados, y hoy os quiero traer el porque ha sido tan importante y aunque el vídeo con la jaula se va a hacer de rogar bastante, os la analizo en formato escrito.
Desde que su madre la rechazó y empezaron a tener peleas feas, Hera ha sido una nómada y con soluciones parcheadoras, ya que siempre se ha hecho con las jaulas compradas para emergencias o de cara a si tenemos que viajar, dejarlos en alguna casa de amigos.
Segunda jaula Hera
Es algo que no me ha gustado y que ha hecho que sintiera que tenía una deuda con ella, y con motivo de que en casa se había abierto la veda para hablar de jaulas, decidí que era el momento y me lancé. Quería una jaula de gama alta y de buena calidad, además que tuviera el máximo de espacio que su hueco permitía. Estuve dudando, pero al final me decanté por la San Remo o como marca la caja, la Mini San Remo. La espera se hizo corta, porque en apenas 24h ya estaba el chico del transporte trayendo las cajitas.
Una promesa cumplida
A diferencia de la otra jaula que compré de estas características, esta jaula venía en un único paquete. El abrirlo fue muy emocionante y ver lo bien estructurado y atado de las cosas, fue una satisfacción y una prueba más de que debíamos de hacerlo.
Una promesa cumplida
En la caja marrón, estaban los tres comederos, los cierres de seguridad, tornillos y las instrucciones (o dibujo de la jaula para que interpretes como montar para que se parezca a esa ilustración...).
Una promesa cumplida
Hay que decir que parece que ese día estaba inspirada, pues apenas cometí errores y fue prácticamente fácil el montaje, solo tarde una hora en tenerla bonita.
Una promesa cumplida
No obstante, me atrasé mucho en empezar el montaje, ya que la limpie y desinfecté un poco (en especial, es importante un poco de agua para quitarle el polvo acumulado, que aún cerrado algo se cuela siempre), así que dejé la jaula en la habitación de los mozos para que la fueran viendo y asimilando.

Al día siguiente, nos levantamos pronto y empezamos a grabar materiales para el canal Universo Agapornis, y cuando al fin terminamos, fue el turno de que Hera estrenada su casa, que os lo dejo en formato vídeo:

Fue una alegría muy grande ver la seguridad con la que aceptó su nueva casa, pasando y yendo a jugar en su nueva percha. Anda un poco torpe por no calcular distancias, además que donde si se vió un poco de no adaptación es en comer. En concreto la mixtura, ya que sorprendentemente la fruta y la verdura si he visto que la ha comido perfectamente.
Hera
No obstante, su actitud general me ha dejado muy contenta, porque la he visto feliz, relajada y que se que al fin tiene lo que siempre se ha merecido. Es una jaula además con muchos cierres de seguridad, punto que aunque ella en eso no tiene mala fe, si me alegro de tener más garantías cuando este su abuela al cargo.

A medida que pase el tiempo iremos analizando tanto lo bueno como lo malo que vaya viendo, pero si puedo decir que es de las veces que más feliz he estado a la hora de buscarles una casa, ya que muchas veces tienes una imagen que no se corresponde, y aquí si ha sido el caso. Además de lo dicho: que he podido montarla solita! Ya no soy la torpe de antaño, jajaja.

Por último, os dejo la nueva estampa que luce su habitación:
Una promesa cumplida

No hay comentarios:

Publicar un comentario