martes, 6 de mayo de 2014

Ocho apellidos vascos. El encuentro del norte y el sur

Buenas Hedwinianos! Ayer por la noche se estrenó la Feria de abril en Sevilla y por ello creo que es un buen día para traer esta reseña. O al menos anda relacionado, ya que el principio de la película de hoy se sitúa en un momento que podría ser ahora mismo. Hoy analizamos: Ocho apellidos vascos.
Una película muy comentada y que ha sido motivo de muchas tertulias, siendo sin lugar a dudas el fenómeno del año en el panorama español. En una de esas charlas uno de sus actores, Karra Elejalde, comentaba que le sabía mal no saber que había funcionado en este film para repetir la receta siempre, pero yo si creo que el pelotazo está muy claro viendo el camino y que ha seguido los pasos de Lo imposible: una campaña de promoción bestial. Teniendo de soporte un grupo tan grande como es Mediaset y que hemos visto la publicidad de la cinta hasta en la sopa, se hacía difícil que no hubiera una acogida buena. Y la siguiente parte del pelotazo, es tratar el tema de los tópicos, un punto que si analizamos los argumentos o los piques que tenemos en el día a día, vemos que siguen muy de actualidad.

Una de las cosas que podemos ver si viajamos es que si es verdad que cada zona culturalmente tenemos matices y hace que seamos diferentes, pero que los tópicos negativos se caen y no son así, o mejor dicho: que lo que nos separa es bien poco. Y este punto con un toque de humor muy bien llevado, es lo que gira la historia centralizándose en los vascos y sevillanos, dos culturas lo suficientemente diferentes para chocar un poco y que por interés se han potenciado.

Otro detalle que me ha gustado es ver que se han atrevido a tratar temas como la independencia y el terrorismo y aunque algunos han salido escandalizados, personalmente no considero que se haya pasado ninguna línea y que está llevado este detalle elegantemente. Además me gustaría que fuera una primera piedra a irnos tomando las cosas con humor y aceptar críticas, punto que a nivel nacional nunca ha terminado de cuajar. La prueba de lo que comento, es que programas de crítica política con toques de humor como Vaya semanita en el sector vascos o Polónia en la televisión catalana jamás han conseguido tirar para adelante cuando se han intentado llevar a nivel nacional y la gente ofendida era abismal, con lo que lo dicho: espero que sea un principio esta película que demuestre que si estamos preparados para tener otro nivel.

Ya metiéndome en la película, a mi personalmente me ha encantado. Es muy divertida, tiene momentos muy buenos y lo dicho: se nota que está llevada con muy buen gusto y mucho respeto, que es lo importante en este tipo de proyectos. Tiene además unos personajes que aunque simples todos son carismáticos y te puedes identificar, unido a que además son muy buenos actores el elenco escogido, consigue un gran resultado por consecuencia. El tiempo pasa muy rápidamente, siendo amena y nada cargante.

En definitiva: aunque es una criatura nacida del marketing, es una gran película que igualmente se merecía tener el éxito que ha cosechado.
8 apellidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario