lunes, 14 de abril de 2014

Hedwigan Vission. Capítulo 77

Muy buenas, Hedwinianos! Espero que esta semana sea muy buena para todos vosotros. Yo ando recuperándome de las pasadas que entre una cosa u otra han sido muy intensas, pero viendo el resultado final y lo bien que nos lo hemos pasado también, no me puedo quejar y ando muy contenta. Que como se suele decir: sarna con gusto, no pica!
Pero nos centramos ya en la reflexión, que hoy vuelve a ser una de las profundas:
Hedwigan Vission 77
Solemos entender que la felicidad o éxito de una persona se valora por todo lo material que tiene. El que tenga un chalet con mucho terreno, un coche de lujo y una pareja despampanante por fuerza debe ser feliz, ya que es el ideal y perfección que tenemos inculcado en nuestros esquemas mentales. Eso es lo que dice la teoría, pero la práctica demuestra que estamos muy equivocados.

Recuerdo que mi primer golpetazo y que hiciera que cambiara mi percepción fue ver como podía sentirme desgraciada cuando me han dado en casa todo lo posible y en otras casas teniendo mucho menos y pasando dificultades, eran felices. Cómo podía ser que me sintiera de lo inferior y no valorarme, y esa gente que no tenía nada sonreía con una luz y brillo tan especial? Si tenían más motivos que yo de quejarse y sentir que la vida estaba siendo injusta.

Pues como bien dice Neruda, el asunto va porque ellos a diferencia de una servidora en ese momento, disfrutaban de lo que tenían y lo valoraban todo, siendo felices por dentro por conclusión, mientras yo a pesar de tener todos los cachivaches tecnológicos, internamente me faltaba algo.

Es un hecho que si os dais cuenta y miráis, se repite mucho: las sonrisas más sinceras y más felices son las de los niños que andan en lo que llamamos "Tercer Mundo", mientras nuestros niños de "Primer Mundo" muchos andan amargados y solo les respondemos y enseñando que deben consumir, sin mirar otros puntos.

Así que en vez de mirar tanto en el exterior, céntrate en ti y escúchate: puedes sonreír de verdad? Te llena y cuando te miras en el espejo lo que ves te gusta? Pues felicidades, porque tienes lo importante y la verdadera llave para ser feliz.

Si en cambio la respuesta es no y llevas mucho tiempo no sintiendo gozo ni lo que ves te gusta, haz un alto en el camino, analízalo todo y empieza un nuevo camino. Porque como bien dice Neruda, lo importante no son nuestras posesiones, si no lo que somos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario