lunes, 24 de marzo de 2014

Hedwigan Vission. Capítulo 74

Feliz lunes, Hedwinianos!! He estado analizando las últimas reflexiones y me han parecido demasiado seriotas. Así que hoy vengo para dar alegría y un poco de desenfado, ya que... Estamos aquí para disfrutar!
Ha sido una frase que me llamó mucho la atención y que por ello, quiero compartirla con vosotros:
Hedwigan Vission 74
Como me estreno con Marilyn Monroe por aquí, quiero comentar que es otro pedazo de persona que me encantó como fue, y que solo lamento que le tocara estar en un momento que no se entendiera, teniendo ese final.

En su frase, transmite algo que suele ser mi estandarte: la imperfección. Primero de todo: qué es la perfección? Podemos decir que exista? Si lo analizamos fríamente, la perfección se rige por unas normas, unas etiquetas que la sociedad marca como correctas y que si muchas veces analizamos a fondo, vemos que es imposible de que llegue, siendo una utopía. Con lo que nuestro mundo esta lleno de imperfección ya de por si, pero me gusta lo que Monroe transmite de ella: de que es un punto bonito y que debería ser valorado.

El otro punto es la locura, donde nos marcan de nueva unas reglas de juego, de saber estar y de corrección, que si analizamos y las seguimos, ninguno de los grandes personajes que han conseguido algo la ha cumplido y siempre se puede considerar que ha habido locura de por medio.

Todo esto se engloba en la última parte que suele verse mal: el ridículo. La perfección es enemiga de este de por si, pero si unimos el fenómeno de seriedad que sería el otro extremo de locura, la antitesis de la ridiculez entraría en la etiqueta friki. Tan estigmatizada y castigada, pero que si analizamos fríamente sin las normas de la sociedad, es verdad que son divertidos, felices y son formas de ver la vida muy atractivas.

Para habla con propiedad: es vivir la vida directamente. Ya que si no hay al menos una pizca de locura, no sabemos valorar la imperfección o lo diferente, no puede haber alegría y con ello, felicidad. Y si esto no se cumple, como muy bien lo cataloga Marilyn: nos convertimos en seres absolutamente aburridos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario