lunes, 2 de diciembre de 2013

Hedwigan Vission. Capítulo 65

Buenas Hedwinianos! Seguimos sin estar 100% al día y sin un ritmo de publicación que me agrade y contente. Pero ando sacando tiempo para escribir estas líneas y es por ello que en especial este Hedwigan Vission me hace ilusión que lo podáis leer! Además que si no lo sabéis los picos acabados en 5 me gustan y 65 es un número bonito.
Es por ello que en el momento de decidir la frase, he tenido claro que hoy debía ser una persona a la que admiro (tanto sus virtudes como defectos), que en muchos puntos me identifico, que disfruto de su genio e innovación cada día... Y que aunque me gustan muchas frases y las sigo teniendo guardadas para un futuro, he visto una en especial que visto lo que me ha pasado la semana pasada, es perfecta. Os la dejo y empezamos oficialmente:
Hedwigan Vission 65
Efectivamente hoy reflexionamos gracias a Steve Jobs. Los que sigáis el canal secundario sabréis que ando leyendo su biografía y por ello lo tengo más presente en mi día a día, además que se puede decir que ahora estoy empezando a conocer más a fondo su persona, sorprendiéndome ciertos puntos y otros alegrándome porque como os digo, veo que hay muchos puntos que compartimos y me hacen conectar más con su persona. Uno de los puntos que en cada capítulo se deja claro es que Steve no era una persona fácil de tratar y por consecuencia, tenía muchos detractores que no eran capaces de aguantarlo. Y la frase de hoy como véis, es una de sus réplicas en cuando se le planteaba la cuestión.

Tiene un fondo que si lo analizamos es muy verdadero y que muchos de los problemas que tenemos en las relaciones sociales se terminarían fácilmente: no somos nosotros mismos. La gente es muy falsa y quiere proyectar una imagen de fantástico, de caer a todo el mundo bien, no quiere críticas, sólo alabanzas... Perdiendo su esencia y en cierta manera, no siendo lo mejor que podrían ser, ya que el miedo a no agradar les puede. Como siempre os digo, la figura del perfeccionismo la tenemos muy inculcada y a unos niveles preocupantes.

Aunque os he dicho la semana pasada, lo cierto es que sería de varias semanas que llevo arrastrándolo. Decir la verdad ofende o mostrarse como uno es tiene este tipo de cosas: que puedes gustar o no. Antes me preocupaba y controlaba, o mejor dicho siempre iba con el miedo de llevarme algún bufido, pero con el paso del tiempo me he dado cuenta que si alguien tiene el problema no soy yo, si no la otra persona porque se ha creado unas expectativas o me ha maquillado de tal manera que en verdad no lo soy.

No tengo que trabajar en carisma o crearme un personaje, si no que debo ser yo misma y si la gente no sabe valorarme con mis virtudes y defectos, debo seguir con mi camino y no pararme, desviarme o entretenerme en pequeñeces que no llevan a ningún sitio o que simplemente son una distracción: tengo que seguir avanzando y estar atenta porque en nada llegará gente que de verdad sepa valorarme en mi totalidad.

Han sido unas semanas por tanto de reflexionar mucho y poner todos los puntos sobre la mesa, de valorar si valía la pena o ya se habían quemado todos los cartuchos, si me aportaban o yo aportaba algo... Y por tanto se han cerrado muchas puertas, algunas de la forma que se han realizado para siempre me temo. Pero como no es momento de mirar atrás, si no de seguir el camino y estar atento, no analizaré ni me recrearé en ellos, aunque un punto si me gustaría comentarlo ya que anda relacionado con la exposición realizada hasta ahora: como podemos llegar a manipular para conseguir nuestros fines.
Este fin de semana me he puesto al día con las dudas (que estaba muuuy atrasada) y en un mensaje he podido ver como se empezaba en plan adulador, luego al ver que no funcionaba y no iba por donde quería se ha intentado otra fórmula para finalmente mostrar su verdadera cara y que todo lo expuesto con anterioridad no era verdad. No es mejor ser sincero y dejar claro que estás buscando? Así te evitarás chascos y perdida de tiempo, pues observarás desde un principio que no soy lo que esperabas.

Para terminar, quiero dejar mi manifiesto que en la actualidad se y no espero caer a todo el mundo bien. Que no todo el mundo puede compartir mi opinión, pero siempre se puede hablar y debatir los puntos con respeto, aprender que hay otras visiones y en los sectores que no sea posible, aprender a dejarlos ir, porque su camino de aprendizaje es otro. En conclusión como bien decía Jobs: no estoy aquí para levantar simpatías, si no que quiero que se reflexione, se pongan los asuntos a tratar y si ayuda esto a sacar lo mejor de cada uno, eso que ganamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario