martes, 12 de noviembre de 2013

Turbo, El que la sigue la consigue

Y empezamos con parte del material atrasado. Os traigo la última película de DreamWorks, que vi en su fin de semana de estreno, con lo que ya hace unas cuantas semanas pero que aún así me sigue apateciendo analizar. Esta vez el protagonista es un simpático caracol y como dice el título de la reseña y es la coletilla de los pósters: el que la sigue, la consigue.
Volvemos a estar delante de una película donde se muestra el nuevo patrón de la animación 3D, donde no solo cuenta el público más pequeño, si no que nos encontramos con un material con un mensaje profundo y que entretiene a los mayores por igual.

Y como es habitual entre los dos gigantes de este sector, se ambienta muy similar a la última de Pixar: el mundo de las carreras. Pixar recurrió al mundo de Cars con Aviones, mientras que Dreamworks va a las carreras de coches de alta velocidad, en concreto en la prueba de las 500 millas de Indianápolis.

Cada uno por ello tiene su toque y son lo suficientemente diferentes, con lo que comparar es injusto, pero si tened claro que comparte mensaje de superación y no contentarte porque la gente diga que tu papel es uno, porque si trabajas y le pones ganas, todo se puede conseguir.

En Turbo por tanto, nos encontramos con una película que a los amantes del motor les encantará, ya que se toca todos los aspectos de este sector y está muy bien llevada. Además que nos encontramos con poder y en especial la base: mucho humor, como siempre acompaña a las producciones de DreamWorks. Es una película que en ningún momento se hace pesada y te hace estar muy pendiente y que sintonizas con todos los personajes. Se vive tanto que es imposible mantenerse en silencio y recuerdo que en ciertos momentos fue una explosión de toda la sala.

Si os gusta el género de animación que están trayendo últimamente os la recomiendo, porque vale muchísimo la pena y como os comento, aburrirte es imposible.
Turbo

No hay comentarios:

Publicar un comentario