lunes, 21 de octubre de 2013

Hedwigan Vission. Capítulo 61

Como dicen que el que avisa no es traidor: quiero comentaros que puede ser una semana muy irregular en publicación. Llevo un tiempo como sabéis que anda siendo intenso y teniendo un ritmo el cual no llego y se resiente algún punto. Pero ando trabajando en ir organizando y encontrando el equilibrio de todo!
Y por este cierto descontrol, os quiero agradecer el apoyo una vez más. En el canal principal ya somos 600 suscriptores y como siempre le voy a dedicar una entrada como se merece, pero ya será de cara a la semana que viene muy posiblemente. Lo que si voy a comentar a lo largo de esta semana, es que han sucedido unos hechos que me hace mostrar una vez más, que nunca hay que dar las cosas por perdidas o que tu camino no se va a volver a cruzar. Lo matizaremos como digo más a fondo en una entrada propia.

Así que me voy a centrar en el día de hoy, que para mi alegría os puedo traer una reflexión nueva:
Hedwigan Vission 61
Me he decidido por esta frase por varios motivos: uno para los que me conozcáis menos lo tomaré para explicar el porque la mariposa es un animal que anda tan presente en este proyecto y tras hacerlo, reflexionaré a partir de ese punto y pondré en manifiesto un sentimiento que muchas veces aflora en mi y que hace que me identifique muchísimo con la oruga de la frase.

A parte de los loros y más concretamente los Agapornis, los que me conozcáis mejor sabréis que tengo una fascinación por las rapaces nocturnas. Si no, sólo hay que ver que mi seudónimo una de sus partes recoge el nombre de una de las lechuzas más famosas de la literatura: Hedwig.
Pero bien, además de aves, siento cierto cariño por otro animal: las mariposas. Son majestuosas y un indicador ecológico muy bueno, pero lo cierto es que el punto que más me gustan de ellas y que hace que las tenga como parte de mi estandarte, es por considerarlas como signo de cambios o mejor dicho: transformación.

Sólo hay que ver la metamorfosis que pasa de larva a capullo para después, convertirse en una majestuosa mariposa. Es un animal que a mi me manifiesta cambios, de que hay que saber fluir y adaptarse a cada momento y ser capaz de transformarse para no perder el paso.

Pero hay veces como la oruga de la frase, que no eres capaz de verlo y es un desespero. Muchas veces quieres ir hacía una meta y caminas, pero nunca la ves cerca y terminas viendo que todo es igual, como si estuvieras estancado. Incluso cuanto más patalés y te resistas, te hundes más y estancas. Sólo cuando lo das por perdido, tiras la toalla y ya no estás obsesionado con ello, es cuando llega al fin el momento y consigues no sólo avanzar, si no llegar a la meta.

Debo reconocer que esa sensación la he tenido muchas veces, en especial en algunos proyectos, que ves que te aportan cosas pero al estar inmerso no los disfrutas y que quieres ir por un camino, pero no termina despejándose. Recuerdo el que más me sentí estancada fue la revista de temática manga, donde cada día había que estar ahí, cuidando, sacando horas y que no había ninguna recompensa: siempre pasaba algo en la revista en papel que te hacía patinar, y en especial con los compañeros: en vez de subir todos y mirar porque sacaramos todos provecho, terminó siendo una carrera de hacer zancadillas y machacar siempre a los mismos. Ha sido de los proyectos que involucrarme tanto considero que ha sido un error. Me ha servido para aprender que eso es algo insano, así que vigiló porque no quiero repetir esa experiencia.

Otro de los puntos que patalear te estanca han sido los foros. Antes tenía la filosofía de estar y contestar todo lo posible o hacer reflexionar, por si podía mejorar la calidad de un animal y poco a poco ir poniendo la semilla para que de una vez se empezara ver el cambio. Estuve 2 años con esa lucha, sin ver ningún éxito. Porque los foros de Agapornis no son sitios para hablar o compartir, si no que en verdad estamos delante de consultorios y de una plataforma donde la gente va para limpiar conciencia y llenar egos, pues sólo quieren oír: "que buen dueño eres, que bicho más guapo tienes". Todo lo que se salga de ahí, sobra y se cataloga simplemente como "mosca cojonera". Me he dado verdaderos cabezazos contra la pared, de intentar mejorar con resultado cero. Y por ello, decidí dejarlo y empezar un nuevo proyecto y una nueva forma de ver las cosas, como son las Hora Agapornis y mis artículos de este blog, los cuales han hecho que aparezca la mariposa en poco tiempo.
Y es curioso como no me llama ni siquiera la atención el volver. La semana pasada fue el cumpleaños del administrador del foro más longevo de Agapornis y entré para felicitarlo. Pensé como a veces realizo de entrar y participar un poco, pero sabiendo que todo sigue igual... La desgana me invade.

Es por ello que os recomiendo y os aconsejo Hedwinianos, de que analicéis rápido las cosas y no permitáis que haya un estancamiento. Ojo, si os gusta pues adelante! Es vuestro camino, pero si hay sensaciones desagradables, no aguantéis porque no vale la pena y atrasáis la aparición de la mariposa, del cambio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario