martes, 8 de octubre de 2013

Hedwigan Vission. Capítulo 59

No os mentía cuando os decía que ando yendo un poco mal de tiempo y la prueba esta que este lunes ha faltado el Hedwigan Vission... Pero vamos a intentar arreglar el error publicandolo hoy martes y por mi parte mi deseo que de una vez empezar a tener una normalidad y equilibrio para ir relajada y como a mi me gusta!
Me ha hecho mucha más rabia el retraso porque estamos delante encima de una frase muy potente y de alguien que hacía tiempo que tenía ganas de traeros... Así que la dejo ya y empezamos:
HV 59
Porque sin duda si pensamos en grandes personas que han marcado nuestro pasado, Martin Luther King está muy presente. Es de los personajes históricos que más cariño le tengo por lo que significó y no tener ninguna frase suya por aquí me dolía bastante, así que traerlo hoy es una espinita que me quito.

Más porque encima no es una frase débil, si no que tiene un fondo espectacular. Siempre enfocamos la parte negativa y a un sector nuestra crítica, pero lo cierto es lo que él dice: la indiferencia de la gente de bien hace más daño que un acto de una mala persona.

Es un hecho que se ve bastante pero los últimos días a raíz del naufragio de Lampedusa lo que narran los supervivientes se ve más: que unos pesqueros que faenaban a pesar de ver que estaban mal, pasaron y siguieron como si no vieran nada. O ver alguien que se encuentra mal, se cae y que la gente pase como si no fuera con ellos... Recuerdo una película que lo decía: acabar en la hora punta del metro muerto y que absolutamente nadie se percatara. Parece mentira o una utopía pero como os digo si analizamos experimentos sociales o incluso la vida misma nos damos cuenta de la poca unidad que tenemos.

Entiendo que son tiempos difíciles, que han habido situaciones que dan mucho palo y que tampoco es bueno desvivirse por el resto, pues como siempre os digo: los extremos tanto por un lado como por otro son negativos. Pero una cosa es ese extremo y otra el equilibrio de vivir mirando por ti pero también pensar en el resto y si está en tus manos, poner tu granito o al menos, no ser indiferente.

Solo hay que ver todos los movimientos que sumando poquito a poco podemos conseguir. La unidad es la solución y girar la cabeza y hacer que no se ve, no va a ser la solución a nuestros problemas ni va a dejar nuestra conciencia tranquila, pues ella sabe que no estamos obrando correctamente. Es el momento de actuar, de poner las cartas sobre el asunto y si de verdad las injusticias no nos gustan, dejarlo claro y no seguir apoyándolas con la indiferencia que hasta el momento hemos enseñado y marcado. Como os digo es el momento de cambiar de una vez por todas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario