domingo, 18 de agosto de 2013

La imprudencia en internet

En verdad este artículo lo iba a titular como "La imprudencia en las redes sociales", pero hubiera estado mal catalogado ya que en si es todo lo tecnologico o como ha terminado transformando: internet. Y es que cualquier elemento que utilice este sistema sus usuarios siempre han mostrado la inocencia y falta de sentido común en sus actos.
Recuerdo los chats de los años 90 o cuando aparecieron las primeras mensajerías instantáneas (ICQ y MSN más concretamente) que rápidamente cuando se habrían canales privados se pedían fotos y la gente empezaba a realizar interrogatorios de tercer grado... No el ir poco a poco conectando y lo que fuera surgiendo, si no que cuando empezaban hablar ya querían tu historial completo. Y eso siempre me ha parecido una imprudencia total.

Por qué digo esto? No sabemos en verdad quien está detrás. Suplantar una identidad es muy fácil y por consecuencia, crearte un personaje. Te pueden decir que te está hablando un adolescente y en verdad que sea un jubilado. Con lo que servicios que no tenían mucha vinculación con nuestra identidad como las mensajerías instantáneas que podías tener un correo especial para ellas, ya no me gustaba y guardaba distancia... Ahora que se vincula todo a tu nombre u otros elementos privados como por ejemplo los números de teléfono, me crean más rechazo y me alarma el ejemplo que estamos dando a nuestro jóvenes.

Ojo, no estoy en contra que se eduquen y se les enseñe a utilizar la tecnología, pero si creo que deberíamos de vigilar y dejarles claro las responsabilidades que se tienen. O mejor dicho, los peligros de la red y que por ello deben cuidar y protegerse. Para que siempre sea agradable y no termine en tragedia. Porque como os decía unas líneas arriba, antes se pedía o daba el MSN y aunque era algo privado, se podía gestionar bien o quedaba claro tu disponibilidad en función de si estabas conectado o no... Pero ahora se pide (o se da en público descaradamente) el WhatsApp, sistema que tienes que dar el teléfono de la persona. Si vale, lo das para chatear por el móvil, pero es que estás dando otro dato muy delicado del cual pueden sacar y hacerte daño! Y me pone la piel de gallina que criaturas de 12 años den tan tranquilamente ese dato... O lo que publican en redes sociales.

Algunas que la privacidad se puede cuidar más podría tener un pase, pero hay ciertos materiales que publican en Twitter o Instagram por ejemplo que empieza a rozar un nivel nada saludable y de verdad que si no se ven más problemas de ciber acoso, es porque no tiene que ocurrir... Porque está minado y estructurado actualmente para que fuera una masacre en este aspecto.

Además debemos tener presente los últimos datos que marcan que las empresas empiezan a tener presente para la contratación los perfiles en las redes sociales. De momento para que cuente de forma positiva en la contratación no se ve que afecte, pero si muchas para descartar miran que publicamos, compartimos o que círculo de amistades tenemos en las redes... De ahí que sea interesante tener un perfil público y otro privado y aún así: hay que vigilar lo que se pone y tener claro que aunque hayan permisos, lo que publicamos en estas es de caracter público.

Yo es por eso que cuido mucho lo que publico. Tenemos una herramienta muy útil para la comunicación y no aprovecharla es ser tonto, pero como os quiero transmitir con estas líneas es que hay una barrera muy fina entre utilizarlas correctamente o incorrectamente.

Con esto, os invito a mirar más lo que publicáis y con quién. No digo que seais unos hipocondríacos, pero tampoco unos confiados ciegos. Y respecto a las redes sociales, pensad siempre en ellas como perfiles abiertos para cualquier persona y que son nuestra carta de presentación, con lo que debemos de cuidarlas y mimarlas.

Pero en especial es un aviso para los jovenes o para los responsables de ellos: no os privéis de utilizar todas estas herramientas que tenemos actualmente a nuestra disposición, pero vigilad y dejaros guiad por los mayores. Que no hayan secretos, tened siempre presente que no son un juego y que tenemos nuestra responsabilidad en todo lo que compartimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario