lunes, 26 de agosto de 2013

Hedwigan Vission. Capítulo 53

Desde luego... Que rápido que pasa el tiempo! Esta semana ya despedimos Agosto y como me descuide, también este año. Así que por ello, hay que estar bien activos y vamos a seguir trabajando de forma activa para que hayan muchísimas cosas.
La frase que os traigo hoy, es de las primeras que guardé cuando empecé a realizar esta sección. Me impactó más que la frase la imagen que tenía. Como por tema de permisos no utilizó las originales, pensé que se quedaría como pendiente siempre, pero organizando las reflexiones del mes me di cuenta del significado y al final, si sale del armario:
Hedwigan Vission 52
El protagonista de la imagen es Ignasi, el gato de la familia. Lo escogí porque la imagen orginal era un gatito junto a un león, con lo que me pareció bien mantener la figura de un felino y segundo porque una fecha como hoy de hace cuatro años, nos dejó.

Centrándome ahora si a la frase, en su momento no me llamó la atención pero releyendola hace unos días, me impactó y vi un fondo totalmente diferente. Esto me vuelve a demostrar que no siempre somos los mismos y cada cosa tiene un sentido y sobretodo, un momento. En la etapa actual que vivimos la parte de dominar a otros la vivimos muy de cerca. En mi país vemos como los organismos con poder asfixian a la población con medidas drásticas, que por la mayoría que consiguieron en su momento (por cierto, injusta al no cumplir el programa que llevaban y por el cual la gente les votó) son impacables.

Al igual que el ejemplo que he puesto se pueden poner muchísimos de someter o dominación, ya que la historia humana si la miramos está plagada de estos hechos. Somos una sociedad piramidal donde unos pocos dominan al resto y como debe ser así, no decimos nada. Nos educan como borregos para que no pensemos y sea más fácil tanto la manipulación como la obediencia ciega.

Pero esto amigos, no es un poder verdadero. El verdadero poder lo tenemos nosotros mismos dominando nuestros pensamientos, luchando porque no nos dominen y ser lo suficientemente fuertes para no utilizar esta fuerza en otros. Es un equilibrio muy difícil de conseguir porque como digo no nos han educado para ello. Si no que nuestro chip es el de pisotear a los demás y quedar por encima, coronando la situación. Cuando lo mejor es hablarlo, llegar a puntos comunes y lo que siga quedando lejos dejarlo estar, pero sin tirarse al cuello del otro o menospreciar.

Tenemos el poder de continuar con lo actual o evolucionar de una vez. No se que váis a escoger vosotros, pero yo tengo claro que no pienso seguir por este camino que durante décadas se ha demostrado que no es factible. Así que sin dudarlo, pienso empezar a caminar por esta nueva aventura que aunque es difícil, ahora se que el poder reside en mi y si puedo hacer algo al respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario