lunes, 12 de agosto de 2013

Hedwigan Vission. Capítulo 51

Parecía lejano... Pero ya volvemos a coger el ritmo regular al blog escrito! Y a partir del jueves, vuelvo a la carga 100%, ya que se incorporará el canal YouTube. Estoy contenta porque muchas de las cosas que quería hacer y andaban paralizadas han podido al fin salir adelante y otras aunque no ha dado tiempo, están algo más encaminadas y más cerca de que salgan de la lista de pendientes.
Pero aún así, estoy muy contenta de volver!! Aunque reconozco que el parón me ha ido fenomenal para recargar pilas, me faltaba algo... Punto que me ha gustado pues me ha hecho ver una vez más, que disfruto llevando este proyecto. Y si, dejo de enrollarme, ya dedicaré alguna entrada a comentar detalles y os dejo la frase con la que quiero volver de vacaciones:
Hedwigan Vission 51
Es un hecho que últimamente ando viviendo y que mi parón de participación y de visitar foros podría resumirse con esta frase. Antes era de las que me encendía y luchaba porque la gente saliera de su error. Hacerle ver que quizás otras opciones son más correctas o en especial con los animales, intentar que no afectara a estos las praxis equivocadas... Pero ya no.

Porque he dedicado tiempo y esfuerzo en ese sentido y he visto que es en vano. Es quemar cartuchos de forma tonta y que si alguien no está dispuesto a escuchar y dialogar, no se puede hacer nada. Siendo el resultado final todo negativo, pues has dejado de dedicarle a cosas agradables tiempo, sales afectado anímicamente y solo consigues ganarte la etiqueta del raro o follonero.

Con lo que he tomado la actitud de no meterme en lugares que no me llaman. Si veo algo lo comento, pero si acto seguido la actitud es de no escuchar y de anteponer su visión a la mía, callo. Pero con eso no quiero decir que tenga razón o sea la forma correcta, simplemente he decidido que las paredes no pueden ser convencidas y que como el tiempo es oro y no se puede recuperar, prefiero invertirlo en algo mejor y más productivo. He decidido que solo quiero debatir y no discutir.

He dejado de ser un Quijote que lucha contra los molinos a viento y marea. He dejado mis armas, me he sentado a disfrutar de la vida y quien quiera oírme o hablar de verdad, sabe donde estoy. Porque esos son los verdaderos momentos que se disfrutan: los debates amenos, donde no se pierda la risa y se pueden compartir incluso visiones diferentes sin ningún problema.

Esto es lo que también quise transmitir en la Declaración de intenciones de la Hora Agapornis, y os animo como siempre a poner en práctica: pasad de las malas situaciones o la gente que solo quiere polémica. Aunque duela lo que se ve, como digo alguien que no está dispuesto a escuchar es inútil chillarle o repetir por activa y por pasiva las cosas. No os escuchará. Así que solo podéis ateneros y esperar que el tiempo haga su trabajo, pues es el que termina dejando a cada uno en su sitio y al final el que tenía razón, se ve que no era tan loco como se creía y que si tenía razón o al menos, una parte de su discurso era válido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario