jueves, 18 de julio de 2013

6 años con pájaros en la cabeza

Pues si amigos. Además de celebrar el primer aniversario como youtuber y las 50 ediciones del Hedwigan Vission y la Hora Agapornis, esta semana hay otro acontecimiento importante: el 18 de Julio de 2007, decidimos en casa volver a tener un miembro no humano, iniciando así esta aventura con los Agapornis. Me han dado muy buenos momento, alegrías y también he podido ver la parte menos bonita de la afición. Pero tengo claro que no cambiaría nada y por ello, también quiero dejar constancia en el blog de este día y compartirlo con vosotros.
 Aunque House como bien dije hace unos meses tiene 7 años, en casa llegó un día como hoy de hace seis. Recuerdo que tras mucho insistir me dejaron al fin tener una mascota y aunque no fue lo que a mi me hubiera gustado, pues os reconozco que las aves no me atraían, la alegría y el nerviosismo me inundaban por todos los poros de mi cuerpo. Algo que siempre agradeceré que sea tan remirada mi madre, fue que no nos plantamos a por el animal directamente, si no que durante un tiempo anduve investigando las webs que habían, foros, documentos... Hasta tenerlo bien atado. Con esto, de lo que se disponía en ese momento (la verdad que ahora los que empezáis me dais mucha envidia, pues en aquel momento no había ni la mitad de ahora), leí, releí y tomé mis notas para decidir. Tuve claro que quería un roseicollis y aunque la moda de los papilleros estaba llegando, debido a ser novata decidí que por ese momento no me aventuraría en ello. No me fiaba del contacto ni ventas on-line, con lo que decidí ir a una de las tiendas de animales mejores (es de las pocas que aún hoy recomendaría el ir) y tras cruzarse nuestras miradas, tuve claro que era ella quien tenía que venir.

Nos fuimos con el pack completo (comida, complementos, chuches, juguetes... y doña House por supuesto!) y a partir de ahí, caí en la red y adicción de estos emplumados. Que cada día no te dejan indiferente, te enseñan algo nuevo y que crean tan fascinación, que no puedes parar en querer aprender más.

No quería pertenecer a foros y solo consultaba leyendo sin registrar, pero al final también caí en ellos. Conocí a mucha gente y tuve grandes momentos de compartir, incluso las desgracias o malos momentos (la enfermedad de Pepa en especial) el apoyo que tuve, jamás lo podré agradecer. También aunque no me lo propuse, fui escalando y sin querer me hice un hueco en este mundillo sin ser criador. Se puede decir que soy de la nueva escuela de dueños responsables que aunque lo lidera mi amiga Belenny, yo también formo parte de esta variante.

Como todo he cometido errores y aunque el pack que me dieron con House cumplía las normas mínimas del momento, enseguida nos dimos cuenta en casa que algo fallaba y no era tan perfecto. No nos lamentamos ni nos escudamos en el que "se dice que es así", al ver que los animales no estaban cómodos, decidimos mejorar y aunque no existe la perfección, intentamos que en nuestras posibilidades estén lo mejor posible y siempre pensando en que si se puede hacer un cambio positivo, realizarlo.

Aunque hay mucha gente que lleva muchísimo más tiempo, seis años ya dan para contar mucho, tener un poso de experiencia suficiente y poder discernir de intereses (o visiones de lo que nos interesa más a los humanos) y lo que de verdad va orientado al bienestar del animal. No obstante, me falta aún mucho por experimentar y aprender pues como ya hace un tiempo llevo asimilado: en el mundo de los loros nunca se llega al conocimiento absoluto. Puedes ir encajando piezas del rompecabezas, pero en cuando lo resuelves te viene otra duda y vuelta a empezar.

Así que continuaremos caminando por este apasionante mundo de los loros, con la mente abierta y receptiva a lo que pueda llegar... Y por muchos años más.
new look

No hay comentarios:

Publicar un comentario