martes, 21 de mayo de 2013

Hablemos de... Pseudo Expertos

Es curioso como cambian las cosas. Esta entrada la tenía pensada o mejor dicho preparada por un lado... Pero he decidido reenfocar la escrita por los acontecimientos que me han ocurrido recientemente. Para los cotillas, os diré que en estos últimos días he podido observar de cerca una vez más la actitud de sabiondo por el mundillo de los Agapornis.
Esta entrada el título me costó mucho encontrarlo y que plasmara lo que quería trataros, pero creo que lo he conseguido: hoy quiero analizaros el sector de falsos expertos que tenemos. Aunque lo vaya a enfocar mucho en el lado de los loros por lo ocurrido, si quiero dejar claro que no es exclusivo, por desgracia es un fenómeno que en cualquier sector nos puede aparecer y yo misma lo he visto muy recurrente cada cierto tiempo.

Internet nos ha facilitado la obtención de información y sin censuras. Pero ese punto precisamente lo hace que sea una arma de doble filo. No tenemos garantías que lo que se lee tenga rigor y venga de verdad de una persona que sabe de la materia. Esto me hizo plantearme si la definición actual de experto es acertada o no. O mejor dicho: qué podemos catalogar como experto?

Para mi la etiqueta de experto es alguien que tiene unos conocimientos y experiencia en esa materia. Y si, incluyo a las dos al mismo tiempo. No podemos tener una rata de biblioteca que solo haya leído pero que no haya puesto jamás en práctica ninguno de sus conocimientos, pero tampoco alguien que solo experimenta, pues puede llegar a conclusiones erróneas y transmitir falsas informaciones.
En definitiva: un experto para mi debe de tener una parte de conocimientos, otra de experiencia donde se equilibren y como última cualidad: que sea lo suficientemente humilde para reconocer erróres y en especial, tener el espíritu de seguir aprendiendo.

Ojo, no digo que forzosamente haya que haber un título universitario. Hay campos como el de los loros que la formación por esa vía es imposible y se debe ir por caminos de cursos no oficiales y con mucha experiencia. Pero por seguir con este ejemplo, no es lo mismo una persona que haya leído solo foros y un libro, que otro que se haya molestado en asistir a seminarios, charlas, visitar o trabajar en aviarios, ver los diferentes sistemas... Como veís, no hay formación de élite pero entre el primero y el segundo hay mucha diferencia.

De este ejemplo para mi sería a tener más en cuenta el segundo caso, pero lo cierto y triste es que hasta ahora al menos en los Agapornis no es así. Cuando empecé, todos los expertos a medida que iba profundizando se me caían del pedestral al observar que en verdad no sabían tanto y que simplemente reproducian las palabras de otros. Sin opinión propia ni sentido común, tomaron como dogma una información como verdadera y de la cual no contrastaron ni pusieron en tela de juicio. Tenía que ser así y punto.
Luego está la variante del experto con toques de egocentrismo que es lo que últimamente me he encontrado, pero eso lo dejamos en el tintero para otra ocasión.

Como reflexión final, os animo a que os replanteéis este punto que como digo es general. Tanto en bloggers, televisión o ciertos movimientos sociales se ve y palpa. Con replantear me refiero a que analicéis todo y en especial visto como vamos, que no déis como segura una información. Desgraciadamente la red cualquiera puede escribir y puede poner lo que quiera. Censurar no es la solución pero como digo, debemos de empezar a ser críticos y empezar a tener claro en quien confiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario