lunes, 8 de abril de 2013

Hedwigan Vission. Capítulo 36

No es propiamente del tiempo aunque si es cierto que en cierta manera va relacionado. Sigo como os comenté la semana pasada buscando una frase para tratar el asunto de lo rápido que pasa el tiempo, pero de mientras he encontrado otra frase que me ha gustado y que quiero compartir con todos vosotros.
Además la imagen es una de las curiosidades que me he encontrado por la calle y para recordarla, le haces una foto. Y también puede que os ayude a entender los nuevos porque tiendo a poner mariposas:
Hedwigan Vission 36
Uno de los puntos que a la humanidad no le gusta ni un pelo son los cambios, sean positivos o negativos. Nos cuesta mucho dar el paso y le vemos mil y una excusas antes de lanzarnos. Y si nos toca por obligación realizarlos como por desgracia ocurre en estos tiempos, la pataleta y frustación son incalculables.

Soy la primera en reconocerlo sin problemas que me cuesta darlos y que como dice la frase, una vez pasado todo el torrente y adaptada a la nueva situación, me doy cuenta que era positivo, incluso aunque viera inicialmente que era un retroceso, termina todo en buen puerto y merece la pena.

Sería como la medicina agria e intomable, que cada vez que tienes que tomarla es desagradable pero que una vez curado y sintiéndote bien, ves que ese mal trago ha valido la pena.

La relación que realizo con las mariposas y esta reflexión es la de la transformación. El gusano para comvertirse en mariposa debe pasar por la etapa del capullo. Primero trabajar para realizar el caparazón, luego ir creciendo y adaptándose para finalmente, romperlo y salir como un nuevo ser.
Posiblemente si le dijeran lo que tiene que pasar, el trabajo y sobretodo el tiempo que deberá pasar en la fase de metamorfosis hasta conseguir ser una mariposa no quedría pasar el proceso y se quejaría del porque no hay un camino más fácil y plano. Incluso se podría cuestionar y plantear el seguir como gusano, pues en esa situación está bien y se vale. Muchos le dirían que sin esfuerzo no se pueden conseguir las metas o que nada se regala en esta vida sin sacrificio, y él seguiría pensando lo mismo. Pero llegado el momento aunque sea a regañadientes, deberá realizarlo. Y al final cuando fuera mariposa y viera las ventajas y lo que le trae, si verá al fin que todo el esfuerzo ha valido la pena.

Este planteamiento del gusano reconozco que es el que suelo tener, en especial con la sensación de quietud y que a pesar de poner ganas y esfuerzo, no avanza la cosa. Nos han programado para tener resultados ya y la clave del éxito es cuanto antes triunfes o llegues a la meta, mejor. Y con estos planteamiento visto como avanza todo, es una frustación. Pues no puedes pretender que algo que tiene un ritmo crezca el doble de rápido y aunque tu quieras una manzana, si el árbol es juvenil, por más que quieras no la vas a tener. Vas a tener que esperar, que crezca y entonces, si tendrás las ansiadas manzanas.

Creo que debemos ir aprendiendo a degustar los momento y en vez de poner metas y aspiraciones que nos puedan frustar, saber en el estado de cada uno y aprovecharlo al máximo, trabajando a nuestro ritmo para que cuando miremos el camino recorrido, nos guste y veamos todo lo que hemos avanzado.

Una de las cosas que me gusta de internet es la facilidad con la que puedo ver escritos y pensamientos míos y ver este avance. Incluso a veces me da la sensación que lo haya escrito otra persona o que yo en ese momento, transmitiera ciertas actitudes que no pensaba que tuviera. Y con esto, me doy cuenta del cambio que he tenido y que a medida que he ido avanzando ha sido a mejor, a pesar que para llegar a este punto, haya tenido que pasar alguna situación desagradable que jamás me hubiera gustado experimentar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario