miércoles, 27 de marzo de 2013

Merece la pena? Declaración de principios

Es una pregunta que me he realizado bastantes veces, y hoy me apetece explicarla en concreto por el lado de asesorar en Agapornis. Y es que a medida que vas profundizando, ves cuanto nos falta aún por aprender por una parte, y por otra abres los ojos de hasta que grado puede llegar a ser la crueldad humana. Los voluntarios y toda la gente que colabora en refugio para mi tienen un respeto admirable por la fuerza de voluntad y la energía que demuestran tener. Y añadiendo la parte profesional, en concreto los veterinarios, visto los casos y la tensión, me hace plantearme: merece la pena pasar todos estos malos tragos o es mejor seguir en la ignorancia?
Porque la ignorancia te libera de las culpas. Por no saberlo no hay ni remordimientos ni  responsabilidades, pero una vez que lo sabes que algo no es correcto, si sigues realizando las mismas acciones no estás obrando bien y tienes tu saldo de culpa. Posiblemente alguno pensaréis que el primero tiene culpa también y no os lo voy a negar, cuando se piensa en tener un ser vivo creo que la formación previa es una base muy importante. Pero no hablaba de esa culpa, si no la moral que sentimos las personas.

Este verano voy a hacer seis años que empecé a conocer y profundizar en el mundillo de las psitácidas, y a medida que ya no tenía una figura tan novata (pues como digo, sigo aprendiendo aún) e ido adquiriendo puestos de responsabilidad en webs de Agapornis y por tanto, que la gente se tome más en serio mi punto de vista y/o conocimientos, he tenido una lucha interna de hasta donde implicarme. Muchos compañeros el contestar dudas privadas o coger una figura de experto no les ha importado e incluso se les ve que disfrutan, pero a mi es algo que me aterraba y que me ha hecho ser muy reacia, haciendo que guardara distancias incluso.
Esto fue uno de los motivos por los que no tengo una sección única en mi canal YouTube de Agapornis ni temática exclusiva sobre estos loros africanos en el blog. Si no que he decidido que sea más un sitio de reflexiones y así quede claro que es mi visión de las cosas, siendo acertada o no y que por seguir aprendiendo, puede que en un tiempo cambie mi opinión y lo vuelva a comentar o matizar sin ningún miedo a tener que rectificar.

Y de ahí, el punto que me ha hecho plantearme siempre si merece la pena esforzarse en la divulgación o concretamente, el punto de asesoria a otros, es el verdadero motivo de consulta de la gente. Porque tristemente, la mayoría más que aprender, busca la respuesta que más le satisface o que le limpie la conciencia. Y eso sin añadir que algunas de las consultas que llegan son rocanbolescas y como he dicho de los refugios, te hacen ver algunas realidades que no pensarías que una persona pudiera realizar.

Por esto muchas veces cuando la gente me ha animado a realizar ciertos proyectos los he rechazo, entre ellos ser veterinaria. Es una profesión donde el gran grosso del trabajo son casos muy complicados, que llegan al límite y que por consecuencia, muchos se te van sin poder hacer nada y como digo, ves la crueldad de nuestra especie a decenas. Y luego que sin querer poco a poco vas perdiendo la identidad de ser vivo y corres el riesgo de terminar por verlos como sujetos de investigación y como trozos de carne. En perros y gatos no se ve tanto, pero si puedo decir que por desgracia en el sector de exóticos, más que médicos tenemos científicos en las clínicas que solo se mueven por dinero y fama una gran mayoría y son una minoria los que si se preocupan de verdad por el bienestar del animal. Y es tan triste, que se cuentan con los dedos de la mano estos verdaderos profesionales de la medicina aviar... En el curso de auxiliar de veterinario de exóticos vi esta realidad y vi claramente que no me quería convertir en eso y por ello, descarté el seguir el camino por esa vía, pues quiero seguir viéndolos como ahora: seres que tienen sentimientos y emociones.

Como véis, antes me centraba mucho en la parte negativa, afectándome muchísimo y de ahí, que me cerrara en banda. Pero en el momento que decidí empezar las Hora Agapornis, he empezado a valorar más el otro lado: ese minoritario que si vale la pena trabajar. Con los foros como os digo al ver que la gente no escuchaba y que mis palabras caían en sacos rotos, terminé por dejar de participar y no querer responder consultas. En esta reincorporación y YouTube no se salva, sigo viendo actitudes de este estilo. Me empiezan a llegar alguna que otra consulta rocambolesca... Pero también llegan mensajes que valen mucho la pena: gente que si ve lo que quieres transmitir, que si toma buena nota y cambia su manera de pensar, se abre... En definitiva, gente que si quiere aprender y escuchar algo nuevo.

Y eso amigos míos, si vale la pena. Porque aunque solo sea un Agapornis que se beneficie de mi material, habrá valido la pena y mi conciencia estará tranquila. Pues yo avisé de lo que podía ocurrir y por mi parte, hice todo lo que estaba a mi alcance.

Así que prepararos, porque os queda mucha Hedwig! Y cada vez, con menos pelos en la lengua.

4 comentarios:

  1. Gracias guapa!! Y que sepas que tu eres una de esas personas que hace que merezca la pena! ;D

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado Hedwig, estoy totalmente de acuerdo contigo... La verdad es que yo entré en este mundo totalmente por casualidad y sin tener ni idea. Gracias a ti he aprendido muchísimas cosas, por no decir todo lo que se, y como ya te he dicho muchas veces: Lo que dice Hed, va a misa!! ^.^ ... Gracias por cuidar de nuestros bichitos y por compartir con nosotros y ayudarnos en todo lo que puedes, la gente como tu sí que merece la pena ;)

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti también, Marina!!
    Al igual que le digo a Cris, personas como vosotras merece mucho la pena estar haciendo esto, porque os lo tomáis en serio y escucháis. Luego puede que algo no compartamos o veamos que por la situación de cada uno es mejor otro aspecto, cosa admisible, pero hay que abrirse a escuchar y ver todas las situaciones!

    ResponderEliminar