lunes, 11 de febrero de 2013

Hedwigan Vission. Capítulo 28

La reflexión de la semana para mi vuelve a tener actualidad, ya que por varios hechos ocurridos en la pasada semana me han hecho reflexionar de que este punto aún muchas personas tienen que trabajarlo. Que esta muy verde y continuando un poco con la reflexión de la imagen de la semana pasada, es a mis ojos la gran piedra angular del problema que tenemos en la sociedad.
Hedwigan Vission 28
Creo seriamente que nos falta la humildad. Nos hemos educado mucho en un sistema que premia el triunfar, el ser conocido, el llegar a la cúspide de tu sector y que todo vale con tal fin. Nos ha enseñado además a ser egocéntricos y no pensar en el prójimo, si no simplemente en nuestro bienestar, sin ver la situación de forma global y de cara a todos los que vivimos en este planeta. La prueba más feaciente de este hecho lo tenemos en empresarios y políticos, donde están estallando a efecto domino un sin fin de casos de corrupción.

Un cargo que debería ser la prueba irrefutable de lo que es la humildad, ya que están al servicio del pueblo, trabajando para el bien de este, vemos como está bien contaminado en buscar carreras y comercio. Hecho que no debería ser como digo, así.

Siempre os digo que lo importante es escuchar todas las opiniones y ver los puntos de vista. Yo por ejemplo no puedo estar de acuerdo con una opinión pero si se me argumenta bien y el fin se ve que es lícito, la acepto. Ojo, seguiré pensando igual y defenderé lo mismo, pero quizás con otros ojos pues me han hecho ver que no tengo que ser radical y que usado bien, puede ser una buena herramienta o forma de actuar.

El problema viene cuando más que argumentar e ir acercando posiciones, lo que se busca es imponer una idea a la otra, intentando aniquilar la opuesta a la tuya y si no es así, intentar trasformar al otro en la figura de ignorante y tonto. Ahí es donde actua el ego y son las situaciones donde se demuestra que la tolerancia, respeto y en especial la humildad, se han perdido o directamente, jamás han existido en ese ser.

En estos tiempos, creo que hace falta más la humildad y el compañerismo, remar todos en el mismo barco e ir aprendiendo. Conozco mucha gente que en algunos puntos no estamos de acuerdo, pero vamos aprendiendo e incluso encontramos posturas que podemos acercarnos lo suficiente y aunque las diferencias existan, defender lo mismo. Porque no nacemos enseñados y los conocimientos de ahora no son cátedra (mañana puede salir otro estudio que te desmonte todo el tinglado), debemos tener la humildad suficiente de escuchar e intentar entender lo que los otros te quieren transmitir.

2 comentarios:

  1. Llevas toda la razón del mundo, yo tampoco entiendo a esas personas que imponen sus ideas como si fuera "la ley" y que no aceptan lo que tu les digas o pienses... si yo tengo que aceptar lo que tu piensas, por qué al menos no intentas ver como pienso yo? Por desgracia, los altos cargos son los más radicales en ese aspecto.

    ResponderEliminar
  2. El poder por desgracia ciega y crea prepotentes. Y lo peor, que se creen inmunes y que pueden hacer lo que les da la gana -.-

    ResponderEliminar