lunes, 7 de enero de 2013

Hedwigan Vission. Capítulo 24

Ya van terminándose las fiestas navideñas poco a poco. Para algunos ya es oficial y otros aún tienen los últimos coletazos, con lo que disfrutadlo mucho!!! Al igual que espero que los Reyes Magos se hayan portado genial con todos vosotros, os hayan traido lo que pedisteis y mucho más.
Hoy os traigo una reflexión que tengo durante años y que me encantaría verla cumplida en mi vida. Os dejo la instantánea y empezamos como siempre:
Hedwigan Vission 24
Día a día me sorprendo más de la osadia que tenemos el ser humano en considerarnos la especie más inteligente y por consecuencia, la mejor de las que habitan este planeta. Lo que está claro en que nadie nos gana es en la estupidez. Si, razonamos y podemos asociar hechos, palabras... Pero no somos los únicos.

Y es que si miramos todos los estudios de seres muy cercanos a nosotros como los primates, otros mamíferos sus estructuras o yo personalmente con los loros he podido ver unas relaciones y habilidades como crear herramientas, habilidad en relacionar y las especies más dadas a hablar mostrar como relacionan muy bien palabras con hecho, me queda claro que lo que nos ha creado nuestro ego y sentido de superioridad es todo mentira.

En vez de tener todo esto y creernos los mejores, deberíamos de aprender que todo en la vida tiene un significado y que la planta más insignificante nos ayuda a que sigamos vivos y que todo esto sin los demás, carecería de sentido. De que sirve jugar a Dios como muchas veces hacemos si falla algo tan básico?

Sin duda, nos falta ver el mundo como lo hacen nuestros compañeros: otra visión, otras prioridades y otro tipo de amor. No el que nace por capricho ni por egosismo, o el de pareja, si no un verdadero amor. Ese que se relaciona con el respeto y que no hay barreras, si no el querer.

Yo a mis emplumados los veo como mis maestros en todos los ámbitos: me enseñan como son este grupo de aves y más, incluso valores. No te echan en cara nada, no son rencorosos y no necesitan grandes cosas para ser felices: con tu presencia y compañia, tienen bastante. Con Txus en especial lo veo, no tengo que tenerle grandes juguetes y caros, un simple papel puede ser suficiente para tenernos entretenidos horas, o que digo, el simple hecho de cotillear y esconderse en los bolsillos, le es tan interesante que es feliz con esos ratos... Y es cuando ves que los deseos grandes y que nos crea el consumismo, quedan reducidos a nada.

Gracias a ellos, he aprendido a valorar un silencio, un grito, una compañia y animarte... Pues es imposible estar triste a su lado. Cualquier sentimiento malo, ir a verlos es la mejor medicina. Y eso ni el mejor cacharro tecnológico que tengamos lo puede dar. Así que les estaré siempre agradecida a estos alados y espero seguir puliendo mi lado humano y poner más de esa parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario