viernes, 21 de diciembre de 2012

No es un final, si no un principio

Llevo toda la semana viendo mensajes relacionados con el Fin del mundo, pues se acercaba este viernes, un día clave marcado por los Mayas. ¿Pero ha sido bien interpretado?
 No voy a entrar de nuevo a explicar las profecías Mayas o lo que yo siento de ese día, pues unos Hedwigan Vission pasados ya lo expliqué, con lo que si os lo perdísteis, os invito a que leais el Capítulo 20 escrito o visual. Pero si resumiré que yo lo siento pero no creo que vaya a ocurrir nada catastrófico en este día.

Si en cambio, creo que estamos en el inicio de cosas nuevas. Algunos dicen Nueva Era en valores y conciencias, ideas que no voy a desmentir pues tampoco irían mal encaminados. La crisis que tenemos actualmente está ocurriendo que llegue el ingenio de la gente, creen cosas nuevas o están haciendo que nos replanteemos las cosas, valorando otras cualidades que antes no hubieramos hecho, pasando el lado material.

Pero mi reflexión va por otro lado en ese aspecto o al menos quiero compartir lo que personalmente estoy viviendo. Para mi este 2012 ha sido una etapa donde se me han cerrado bastantes puertas pero también han habido inicios importantes, en especial coger con fuerza este blog y más en concreto mi canal YouTube, que jamás hubiera imaginado tener un espacio de esa repercusión, y mucho menos con gente que le guste y que incluso esté esperando los materiales. Y tanto esa parte como otros detalles que en especial hoy empiezo a ir viendo la luz, me doy cuenta de que es un inicio.

En el mundo loruno, están habiendo muchas propuestas, se va abriendo, como digo la gente va mostrando interés en aprender, en cambiar... De las cosas bonitas de este 2012 es ver como en sitios donde se tenían ideas equivocadas, la gente al leer y reflexionar han cambiado o al menos si hacen las cosas, es con conciencia, no porque lo han leído en X sitio y va a misa.

Así que, os invito a reflexionar, ver lo que tenéis y aunque sea difícil en algunas situaciones, buscar lo positivo y no hundirse, porque llega un nuevo año en nada y hay que recibirlo como se merece, para que nos traiga muchas alegrías, que es lo que yo espero de corazón que nos ocurra a todos.

Dejemos lo viejo para empezar de nuevo, en definitiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario