lunes, 3 de diciembre de 2012

Hedwigan Vission. Capítulo 19

Como ya avisé el sábado en la Hora Agapornis, he buscado una frase de estas reflexivas para tratar el tema de la Navidad más a fondo. En concreto, su lado positivo que tiene: ese espíritu que nos despierta, que hace que seamos buenos, veamos a gente que el resto del año nos da exactamente igual lo que les ocurra... Pero que en cambio en estas fechas, misteriosamente nos despierta nuestro lado caritativo.
Tenía muchas ganas de tratarlo y me contuve en la Hora Agapornis para que no perdiera la esencia y desviarla sin querer en una temática de este estilo. Me daba cosa no encontrar una frase, pero lo cierto es que algunos han tenido la misma sensación y lo han transmitido. Finalmente me he quedado con esta que describe exactamente mi sentimiento:
012
Como he dicho en la introducción, fue un sentimiento que realizando la Hora Agapornis tuve espontáneo y que pensé en sacarlo para darle punta, pues me llama mucho la atención como solo en esta época nos planteamos hacer ciertas acciones e incluso te remueve la conciencia los hechos que en los 364 días restantes ocurren diariamente y somos capaces de girar la cabeza sin verlo o peor, que no te afecta la situación. Incluyo también esas comidas o encuentros familiares que solo ocurren en esa época y no vuelven a repetirse e incluso, son personas que el resto del año ni te acuerdas de que existen. O peor aún, no los tragas y aún así os juntáis, porque toca hacerlo.

Aunque las dos situaciones me parecen hipócritas, la última debo decir que se gana la palma de la mano, pues... ¿Dónde reside en esos actos el espíritu de la Navidad? Si no soportas a alguien o incluso hace que las Navidades sean odiosas, lo mejor es dejar esa situación. Que cada uno en su casa celebre la comida y este agusto, en paz y disfrutando de la velada. Son encuentros que desde niños nos han inculcado como normales, cuando lo cierto es que no debería ser así y si para ti la familia son amigos o solo la línea más directa (hermanos, padres, abuelos), pues hónrate y celébralos con ellos simplemente.

Por otra parte tenemos la solidaridad. Este fin de semana ha sido la recogida de comida para los Bancos de alimentos y celebro que hayan conseguido todos esos donativos y así poder ayudar, pero como digo, me sorprende (y para mal) como solo nos movilizamos un día, mientras el resto del año sigue habiendo gente pasando hambre, que necesita la ayuda para llevarse algo al estómago y no seamos capaces de hacer una pequeña aportación. O con donativos a causas solidarias, apadrinamientos... Ocurren para estas fechas, los demás ves los anuncios pidiendo ayuda y pasas, no te mueves, es con el "espíritu" de la Navidad que la gente se moviliza.

Y viendo el asunto, me hace plantearme: no seríamos mejores si consiguiéramos que este sentimiento se mantuviera todo el año? Es tan difícil seguir poniéndose en la piel del vecino y mejorar?

Definitivamente, a mi también me gustaría que la magia de la Navidad se puediera guardar y nos envolviera no en una época del año, si no siempre. Estoy segura que de esta manera, el mundo iría mucho mejor.

1 comentario:

  1. A mi la verdad es que la Navidad me encanta, me gusta mucho su espiritu, las calles iluminadas, ponerme la bufanda y el gorrito y estar rodeada de mi familia estando todos bien. La verdad es que yo ceno con mis abuelas y mis tios con los que me llevo bien y mantengo el contacto el resto del año, asi que tengo la suerte de no tener esas comidas y cenas "hipocritas", las cuales me parecen más usuales en eventos como comuniones, bodas, etc. donde realmente ves a gente que te da igual y pareces importarle de repente.

    Lo que dices de la caridad, estoy de acuerdo contigo. La gente debería ser solidaria y caritativa todo el año, así podriamos hacer de verdad un mundo mejor.

    ResponderEliminar