martes, 4 de diciembre de 2012

Concepto de experto a revisión

Es un punto que desde siempre he tenido presente, pues en los diferentes sectores que he podido tocar se ha manifestado y profundizando he visto que es un mal común en todos. Y me ha hecho replantearme muchos puntos, entre ellos la pregunta: tenemos bien catalogados la figura del experto? Qué debe tener una persona para considerarse como tal?
 El primer patrón que muchos de los expertos que tenemos son gente que con leer un libro o incluso voy más a bajo y con un artículo de una temática, va entrando poco a poco, consigue escalar rápidamente y de cara a la galería se convierte en una eminencia y con cierta popularidad, pues suelen ser llamados por los medios de gran transcendencia. Este punto para mi es crucial y es de los que han hecho verdadero daño, además de tener más responsabilidad.

Cuando se lleva a una persona y más para ciertos temas, no basta con que sea presidente de una asociación o regente una web sobre la temática, si no que debe de demostrar su valía. Y como digo, en los medios de comunicación no tienen en consideración ese aspecto. Algunos son daños colaterales, pero otros puntos son verdaderas bombas, pues demuestran que en vez de querer tocar las problemáticas con cabeza, van a por el morbo.

Este punto lo llevo viendo en especial en el mundo de los animales. Me entristece mucho que hablando y pudiendo ver grandes profesionales en la transtienda, se les de más ayuda a los que van simplemente por ego o negocio. Con todos los educadores caninos que hay, nos sacan a cierto personaje de cuidado con muy malas pulgas, o nos muestran al nuevo Tarazán de la jungla, o mejor dicho un híbrido entre este y Steve Irwin (más conocido como el Cazador de Cocodrilos). Nos sacan estos personajes cuando hay personas trabajando en la lucha y protección de los animales en sus hábitas y si, no serían tan morbosos pero de cara a enseñar e informar sobre los animales serían a mis ojos los expertos con voz y sentido común darles protagonismo. Pues ya no es solo dar la buena imagen, si no poder ayudar en dar a conocer los proyectos que se desconocen y que la gente se implicaría.

Luego tenemos el sector de expertos por amiguismos. Hago un pequeño paréntesis en los animales para meterme en el sector de los tebeos en España. Cuando trabajé para la revista AniMangaWeb, se intentaba dar un toque de seriedad y querer dejar bien a los aficionados del manga. No tengo queja alguna y por eso me animé a participar en ese proyecto y no en otros, pero luego vi que ese toque de seriedad iba más alla. Muchos usando el buen nombre y poderse acercar a editoriales, fueron consiguiendo puestos, incluso como digo por amiguismos entrar en puestos importantes de organizaciones del tebeo español.
Entre las cosas que se consiguieron fue poder hacer guías de manga o autores. Eran libros donde se explicaba la trayectoria de un autor/grupo y se detallaban sus obras o si la obra era muy importante (como FullMetal Alchemist o Naruto) se hacía un análisis de estas.

Con este hecho abrí los ojos en el lado de los expertos que tenemos actualmente y es que no son gente con estudios, experiencia y por tanto como digo personas cualificadas en ese ámbito, si no que en la actualidad los expertos son los que mejor saben venderse y consiguen influencia. Con el tiempo que han ido saliendo los asuntos de la política se ve claramente, donde hay asesores en banca que no han estudiado ni trabajado nada relacionado con la economía y su único mérito es ser afín a una ideología.

Cerrando este pequeño parántesis vuelvo al sector de los animales, porque el gran ejemplo por desgracia lo tenemos en las comunidades de agapornis. Muchos novatos con leer o por tener un ejemplar ya consideran que son conocedores de toda la verdad relacionado con estos animales. Ojo y no quiero dar a entender que no se pueda opinar, pero como digo un asunto es que al leer o ver casos tengas tu opinión y la expongas y compartas, y otra es imponer una idea y dar un consejo que puede ser equivocado, como por ejemplo recomendar ciertos complementos en la dieta o la automedicación que está muy de moda por desgracia.

Con los psitácidos por desgracia es un sector que aún estamos muy verdes y personalmente no me atrevería a usar la palabra experto tan libremente. Muchas de las informaciones son viejas y hay que actualizarlas o como mínimo matizar. Luego tenemos personas (incluso profesionales del sector) que aunque al principio y con lo que se sabía si se podían considerar expertas, en la actualidad con su mentalidad cerrada han perdido esa etiqueta y realizan más mal que bien. Eso o que por intereses económicos prefieren defender unas ideas poco ortodoxas.

Y este que toco es otro punto que creo que todos deberíamos de analizar y tener claro: un experto debería estar en constante reciclaje. En especial en el mundo informático se ve muy fácilmente. Empezamos con chats y webs, luego llegaron los foros y los blogs revolucionandolo todo y ahora las reinas de la casa son las redes sociales. Aunque obviamente todos siguen estando y tienen su peso, no hay que negar que por mucha web que tengas, si no estás en las redes sociales pierdes repercusión. Incluso en la actualidad las marcas y empresas prefieren invertir la publicidad en estos medios que por ejemplo el televisivo.
He comentado este ejemplo que es el que voy viendo y se ve más visible pero como digo, en todos los ámbitos los tenemos y es que a medida que vamos aprendiendo y formándonos, se ven nuevos horizontes que te hacen replantearte las cosas. Por ejemplo aunque la gente vea hipocresía, a mi gente como el adiestrador de los delfines de Fliper o cuidadores de cetáceos en zoológicos, veo normal que tras trabajar y darse cuenta la profundidad de los animales, terminen por defender que anden en los océanos y no en estos recintos. Y lo entiendo porque me ocurre lo mismo a mi: tengo animales en casa, pero el ir trabajando con estos emplumados, el día a día con ellos, los problemas que hay... Terminas viendo los pros de la cautividad y tirás más a la idea de que esto debe cambiar. Primero has necesitado ver esta realidad para poder seguir el otro camino.

Por último os quiero dar mi impresión de lo que debería ser un experto o mejor dicho lo que no debe ser: una persona que sentencie con sus palabras y no permita cabida a otra realidad. Creo que no somos conocedores de la verdad, pues  la verdad absoluta no existe y este mundo esta lleno de pequeñas realidades. Para podernos acercar a lo que sería la verdadera realidad, debemos aceptar escuchar mucho y entonces mediante esto, podremos empezar a ir por el buen camino. Esto para mi es la base de un experto: una persona que no se niega a seguir aprendiendo y que no rechaza ninguna idea, por muy loca que le parezca.
Todo lo demás como os digo, para mi tiene otra definición: celebridad. La persona del momento que disfruta del apoyo y buenos ojos de un colectivo (mayor o menor número) y en especial, un colectivo que no piensa y solo se dedica a aplaudir lo que diga el otro, sin cuestionarse nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario