miércoles, 26 de septiembre de 2012

Nunca un divorcio había sido tan sonado

Ya que está siendo una semana muy de YouTube, hoy creo que os merecéis descansar un poquito de está temática y a los que me seguís por otras cuestiones daros un respiro. Y más concretamente escribir sobre el universo del tebeo que hace un tiempo que os tengo abandonados.
Como siempre trato los temas tarde y cuando ha pasado la marea gorda, pero aunque pierda las visitas por "tema caliente", creo que también antes de tirarse al ruedo es mejor analizar todas las reacciones y como avanzan los hechos, pues aunque es de valientes actuar, sin datos y sin ver todo el percal se convierte en kamikaze.

Hace ya una semana que EDT anunció que perdían todas las licencias de la editorial Shueisha que tenían en su mercado. Es muy sonado y todos los medios de la red relacionados con el tebeo japonés no perdieron el tiempo en empezar a dar la noticia, opiniones... En Twitter llegaron a ser trending topic, con lo que ya os haréis una idea de la magnitud que cogió en apenas 2 horas de que Joan Navarro destapara la caja de pandora. Podéis visitar Ramen para dos, Misión Tokyo para ver las reacciones en esta semana o incluso en personales como Suzumiya of the rebellion.

A mi más que criticar, especular o ir llorando del tema (pero si, os reconozco que Naruto se lo haya quedado Planeta Comics no me entusiasma en exceso) lo quería enfocar sobre la actitud que tomamos y los peligros de está. El título de la entrada es ese porque en la otakusfera han ocurrido muchos movimientos, hemos tenido otros divorcios de uniones que se creían imposibles pero este sin duda es el que se lleva la palma por ser el más mediático y porque la verdad era una unión que costaba mucho de pensar en que ocurriera y que de serlo, tenía que ser muy gordo. Cuando EDT era aún Glénat, cuidaba y tuvo ideas pioneras y apuestas en ciertos tebeos muy buen ojo, que era pequeña y aún no tenía está altura, demostró con un buen fondo que con trabajo y empeño todo era posible y la apuesta tan arriesgada como podía ser apostar por Naruto, un acierto.
De ese acierto han vivido durante muchos años y de tal manera que les ha sido posible hacer algún patinazo gordo y que no les costara caro, si no que sería como haber comprado algo para ellos y listo, las cuentas seguían siendo buenas. Han cuidado y hecho verdaderas joyas en sus ediciones (pienso en Golgo 13 por ejemplo su edición y simplemente un 10) y han ido creando tendencia y escuela en esto del cómic japonés, haciendo ver que dedicarse a este gremio es posible y factible si se hacían las cosas con cabeza.
logo EDT Logo Shonen Jump
Pero poco a poco han ido desvirtuandose, perdiendo el respeto y no teniendo presente lo importante a mis ojos. Tras los vestidores e incluso por no tener pelos en la lengua su responsable algunos episodios ha sido ventilado en abierto, en cuando estaban en su etapa dorada y que nadie les hacía sombra, llegaron a tener actitudes que no comparto y que incluso las ruedas de prensa que se hacen en los salones no se iba a ver que novedades que habían, se iba a ver el show que se armaba en esa. También aprovechando este momento alguno ha soltado algún puñal guardado durante mucho tiempo y bueno de las actitudes tomas, aunque esté siendo crítica con el pasado, si hay que decir que actualmente está noticia Joan Navarro está siendo muy cauto y sin entrar en algunas acusaciones, simplemente dice lo que hay y está bien que haya recapacitado un poco en la actitud de los últimos años.

También me gustaría enfocarlo a la actitud de la prensa que al salir la noticia también todo lo guardado lo ha sacado y no han tardado ni 10 minutos. Con las editoriales españolas todas tienen sus reservas y cuesta trabajar como medio de información de este sector, yo recuerdo que todos teníamos pegas y quizás la más transparente incluso para los aficionados fue MangaLine, aunque desgraciadamente desapareció por múltiples zancadillas.
Eso es un hecho y que empiecen a confiar es un logro (leí en algunos que ya eran conocedores de la noticia desde verano, cuando ocurrió todo), además de ir viendo que se vayan respetando y no salten al cuello como hasta ahora y quizás ese sector también deberíamos de aprender a saberlo llevar, pues considero que es de los más competitivos que hay (el de prensa otaku) y en vez de disfrutar y estar todos juntos disfrutando de está afición, nos vamos en el aspecto negativo.

Ahora tendremos que ver después de este palo como le va a EDT, aunque deciros que yo sinceramente no comparto la actitud de Shueisha y más porque va a obligar a destruir todos los tomos impresos bajo el sello de EDT, para mi un despilfarro inútil y sin sentido estando ya el material. Qué no se comercie y se haga alguna solución de regalarlos? De acuerdo, pero empezar así... Lo dicho, no lo comparto estando ya impreso. Y también visto como va y los motivos, ojito a los que estéis negociando con Shueisha, no sea que os vuelva a pasar, así que pies de plomo y a vivir el presente.

Y por último todo el que se haya alegrado o similares, comentaros que no es así y es una noticia triste para está afición, pues nos quedamos sin series que nadie va a recoger y algunos van a quedarse sin tenerlas, van a tener que hacer esfuerzos para conseguirlas ahora todas o el que quiera en un futuro tenerlas no va a poder tener la suerte... Con lo que si amigos, estamos ante una triste noticia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario