sábado, 29 de septiembre de 2012

Hedwigan Vission. Capítulo 11

Y como pasa la semana de rápido que ya estamos en sábado, sabadete!!! Pero no nos dormimos, sigo trabajando y por aquí compartiendo mis ideas, pensamientos y en especial en el día de hoy: reflexiones. Hoy ha ganado una frase que encontré el domingo pasado en Twitter, que puse por ahí y en Facebook y como tuvo éxito además de tener mucho significado para mi, he decidido que sea su momento a pesar de tener bastantes imágenes guardadas y esperando su momento.
Debería de ser otra la instantánea escogida, pero como la persona que la protagonizaría no estaría de acuerdo en salir... Pues ha ganado finalmente la siguiente:
005
Posiblemente de los aprendizajes que tenemos más repetido la especie humana sea este o al menos si puedo decir que el mío reside ahí: en el no obsesionarte y fluir. También se puede considerar una continuación de algunos de los Hedwigan Vission que ya he publicado, en especial el Capítulo 6.

Y es que a pesar del tiempo, me sigue sorprendiendo como nos mueve el negativismo al ser humano, como nos centramos y mientras las partes buenas y los agradecimientos no somos capaces de hacerlo, si no que sacamos punta a las partes negativas. Ya pueden haber todo perfección que el punto disconforme es con el que nos cebaremos y lloriquearemos. Pues con las personas ocurre lo mismo: damos más importancia a quien no vale la pena o nos daña, que a los importantes y los que están ahí para lo bueno y lo malo.

Con esta actitud sin querer hacemos todo lo contrario a lo que pretendemos, si se quiere infravalorar, pues ensalzamos la figura, dándole una importancia que no se merece y que encima puede aprovechar perfectamente. Recuerdo muchos de los conflictos (tanto lorunos como otakus) y la fuerza se ha basado en eso: en hablar, inflar y dar material a los que necesitan de ego. Si se pasa y no se hablan de ellos, de acuerdo, siguen ahí y van con su fórmula, pero no llegan a tanta gente (pues al hablar mal tu les das publicidad sin querer, así que la gente los busca y aunque no comulgan en las prácticas, ya lo conocen y se les da estadísticas al menos) y terminan siendo uno más del montón, sin pena ni gloria.

En mi caso personal y que me ha tocado más a fondo, si me sorprende ver como algunos lazos dados como sagrados, inquebrantables y que son para hacer piña, son los más hipócritas. Cómo puede tu misma sangre hacer tanto desprecio y abandono... Y qué no va con ellos tus problemas? En cambio si necesitan algo o pueden sacarlo ahí que están para chupar. Mientras gente que no tiene porque hacerlo, no está unida a ti y no te debe nada, muestra un cariño, un apoyo y demuestran ser más familia que la auténtica. Y es por eso que aunque sea pesada, no me canso de daros las GRACIAS (si, en mayúsculas), porque ni os imagináis lo que os valoro.

Por mi parte no queda más que decir que os invito a seguir el consejo de la frase, yo aunque termine para algunos siendo la mala y el demonio, lo pienso hacer: pienso centrarme en los que de verdad me quieren y los demás al igual que alguno es pura ignorancia, pues recibirá lo mismo. El tiempo es muy valioso y si algo me han enseñado estos emplumados es a valorarlo, a vivirlo intensamente y darlo todo por los seres que me importan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario