domingo, 8 de julio de 2012

Día de acompañante

Pues si, hoy es uno de esos días que te preguntas como te has dejado enredar... Pero que ya no hay vuelta atrás y que si no quieres recibir la ira divina de mamá, toca levantarse sin rechistar, arreglarse como ella quiere y no discutir ni rebatir ni una sola coma de lo que diga. Al revés, todo lo que comente debe ser magnífico acompañado de una sonrisa happy power y vigilar que ningún gesto tuyo pueda ser tomado como mal.
Así que a parte de haberos dado el tostón  y desahogo, hoy es una entrada programada y por lo tanto algo light. Como ando poniendo mucha imágen últimamente y hace tiempo que no pongo vídeos musicales, como necesito fuerzas y el domingo es para disfrutarlo (hacedlo y no os dejéis enredar un domingo!! Aprended de mi error pequeños saltamontes), aquí viene uno que cuando ando de bajón me lo pongo y vuelvo en si.

Es la canción que está promocionando Justin Bieber su nuevo disco. Si, se que crea mucha antipatía este chico, pero lo cierto es que sin contar sus excentricidades, si miramos algunas letras o el ritmo, tiene un mensaje y/o un algo que entiendo porque ha podido llegar tan lejos. Así que dadle una oportunidad, hay que valorar al artista y no al personaje!

No hay comentarios:

Publicar un comentario