viernes, 24 de febrero de 2012

Dejemosnos de demagogia

Estamos en una etapa difícil en el sentido del maltrato animal. Hemos pasado uno de los más duros que es el tema de tratarlos como objetos en las fiestas navideñas y decidir regalar animalitos en estas fechas como un capricho más. Ahora hemos pasado la etapa de San Valentín, otra fiesta consumista y que algunos también deciden en regalar animales y por si fuera poco, terminando la temporada de caza, muchos galgos y otros perros de caza peligran su vida en terminar en situaciones duras. ¿Ya no es suficiente?
En pleno siglo XXI es una vergüenza que sigamos teniendo tenemas tan espinosos sobre la mesa. Muchos me dicen que espero con la gente, si ya en la misma especie tenemos injusticias, que se actué de una manera diferente con otras especies de seres vivos... Pero es que me indignan y no poco, que seres indefensos, que te lo dan todo sin reservas, sufran el maltrato o el desprecio de nosotros. Para mi, los animales son grandes maestros, quizás no tienen títulos ni son profesores de universidad, pero demuestran día a día entender mejor el sentido de la vida, lo que de verdad importa y en tema sentimientos, muestran un grado de comprensión, que asusta.

En todos es imperdonable, pero en concreto en los perros, se hace quizás la mayor masacre del asunto. No quiero desmerecer a otras especies del reino animal, pero ellos, sin duda son el ejemplo de amor incondicional: se entregan a ti sin reparos y aunque les hagas el mayor de los males, jamás dejan de amarte. Con esta lección y forma de ser: ¿Cómo podemos hacer esas masacres y quedarnos tan tranquilos? ¿O al menos, justificarlas? ¿No es momento de sentarnos a reflexionar, ordenar ideas y de una vez, comportarnos de verdad como hermanos mayores si de verdad somos seres más evolucionados?

Porque sintiéndolo mucho y a pesar de ganarme alguna enemistad, así desde luego que no lo estamos demostrando y a día de hoy, la naturaleza y el resto de seres vivos, están en un escalón superior a nosotros.

No al maltrato animal

No hay comentarios:

Publicar un comentario