domingo, 1 de enero de 2012

Recuerdos de uno de mis días más felices

La primera entrada al nuevo año quiero hacerlo con uno de los recuerdos más felicides que tengo de hace poco: mi primera visita al Jardin del Papagayo. Como siempre digo, no es oro todo lo que empaña y este centro no es la excepción, pero hay que decir que ese día fue una escapadita y mágica, donde pude interactuar con loros que jamás imaginé poder tenerlos tan cerca... Y fue el inicio de mi sueño e insistencia en tener un Guacamayo como futuro compañero.
Esta especie de loro lo que tengo es poquito, a parte que las estrellas en general son las Cotorras del Sol (Aratinga solstitialis) y quiero dejaros un vídeo de estas payasas de cuidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario