martes, 31 de enero de 2012

Lo mejor de este enero

Ya se va este primer mes de este año 2012. No se para vosotros, pero para mi ha sido muy duro y en general lo podría catalogar como nefasto, pero como bien dice mi madre, me quiero quedar con lo bueno y también ha tenido su parte positiva y de no olvidar, todo gracias a uno de mis emplumados: Jero.
Y qué ha hecho este mozo? Pues seguir demostrándome que no hay nada imposible con estos enanos. Este verano va a hacer 5 años, vino de pollito pero con mucho miedo a la figura del ser humano, quedándose incluso petrificado y temblando. Gracias a Pepa fue mejorando, pero desde hace casi un año ella no está y pensaba que iba a retroceder o iría más poco a poco, pues siempre necesita la iniciativa de alguien.

Pues Jero demostrándome que no hay que dar las cosas por hechas, está avanzando mucho, teniendo mucha confianza. Va teniendo menos miedo, más seguridad y este mes ha empezado incluso a venir a la llamada o como dicen los anglosajones, el recall. No es papillero y con esto sigue pudiendo trabajar, una prueba más de que no deben ser papilleros para poder trabajar con ellos y que no hay casos imposibles, sólo que mientras con unos el trabajo previo no es necesario, con casos como él, si lo son.

Todo esto es una gran satisfacción... Y honor que a pesar de ese medio, haya querido confiar y aceptarme como "ser amistoso"
Jero, el agapornis indio, el protagonista de esta entrada

No hay comentarios:

Publicar un comentario